Bolívar

El accidente que le costó la vida al piloto Mauricio Pérez el sábado pasado enlutó al volovelismo local

BOLIVAR (de La Mañana). Raúl Mosca es uno de los volovelistas más experimentados del club local. Con más de cuatro décadas de vuelo, analiza la fatalidad que le costó la vida a Mauricio Pérez, a quien calificó como un piloto con excelentes cualidades, y considera que pese al trágico suceso la familia de los amantes del aire volverá a surcar los cielos, con el dolor por la pérdida, pero con la misma pasión que los une a todos y los caracteriza. El joven tenía vasta experiencia en esta práctica, con muy buenos resultados en distintas competencias, por lo que el siniestro conmovió a sus allegados, tanto a su familia como a sus pares.

Raúl Mosca es uno de ellos. Piloto desde 1971 (hizo el curso en La Plata), con experiencia de vuelo desde 1972 e instructor desde 1974, es uno de los más antiguos en el club de planeadores local. Y uno de los que se vio impactado por la noticia del trágico deceso de Pérez. Raúl fue uno de los primeros en manifestarse en las redes sociales ante el accidente, mencionado que en poco más de ocho décadas de vida institucional del club la de Mauricio era la primera vida que se cobraba este deporte recreativo. Sólo recuerda tres accidentes de pilotos bolivarenses, todos con consecuencias leves.

Juan Angel Porta fue el primer piloto que, recuerda, tuvo un accidente. “Piloto experimentado que llegó a ser presidente del club. En las temporadas de mucho viento, en octubre, iban a Saldungaray, a los cerros. Hay una maniobra pertinente para aterrizar en los cerros, una situación así le tocó a Juan Angel y se accidentó. Como resultado se quebró una pierna”, cuenta.

Un segundo accidente, de Pablo Cánepa, en Del Valle, le ocasionó roturas muy importantes al planeador y sufrió él un esguince de tobillo. “En medio de esto hubo otra situación, en un vuelo de instrucción, que sufrieron el ‘Negro’ Caro y Alfredo Crespo. En una confusión de quien llevaba el planeador se chocaron un alambre en la cabecera de la pista del club y Crespo terminó con 18 puntos debajo de una axila”, enumeró a continuación.

Calificó la trágica muerte de Mauricio Pérez como “una pérdida irreparable. Creo que viene un desafío muy grande para el club: que no pierda impulso y seguir demostrando que es una actividad deportiva segura, sana, que se puede practicar desde chicos –a partir de los 15 años-”, calificó.

El planeador con el que cayó era del propio Mauricio, “tenía un recorrido muy bueno en competencias”. “Estamos hablando de un piloto con características especiales. Le llamaba la atención mucho la acrobacia, tenía un recorrido hecho en competencias con muy buenos resultados tanto en torneos regionales como nacionales, que había volado en la alta montaña también con muy buenos resultados”, destacó.

“La característica de Mauricio era su meticulosidad, su racionalidad. Eso lo expresaba tanto trabajando como volando planeadores, era un muchacho muy ordenado, nunca cometía excesos, no era confrontativo, siempre firme en sus convicciones pero sin discutir. Era una muy buena persona”, puso de relieve. “Estaba volando solo, realmente no sé si alguna vez sabremos lo que le pasó”, se lamentó.

Carlos Pérez, su papá, era piloto y legó su pasión por los cielos en Mauricio. “De muy chico ya iba al club. Hizo el curso de más grande, tendría unos 25 años. Ahí comenzó una carrera muy prolífera, con muchas condiciones, que pones más interrogantes a esto que ha pasado”, recordó Raúl.

“El lunes había salido con nosotros, unos 7 pilotos en total, a hacer una prueba y tuvo excelentes registros. Cuando regresó no desarmó el planeador, por lo tanto es el mismo en el que voló el sábado”, aportó.

De acuerdo a la persona que vio el accidente y llamó a la policía, el planeador hizo un tirabuzón. “Hay un tirabuzón, motivo de las vueltas que va dando se desprende un ala, y luego de ello cae a tierra. El ala cayó a unos 300 metros del resto del aparato. Cómo llega el planeador a hacer el tirabuzón y a desarrollar una velocidad de rotura nadie lo sabe”, remarcó Raúl sobre el desarrollo del accidente.

De acuerdo con Raúl, el tirabuzón es una maniobra común, que se aprende en el curso de vuelo.

“Como instructor los llevo a hacer el tirabuzón, a salir del tirabuzón, hasta que aprenden a hacerlo solos. Es una maniobra defensiva poder salir rápidamente del tirabuzón. Por eso, si Mauricio hubiese tenido alguna opción de evitar el accidente lo hubiese hecho, tenía el conocimiento, la experiencia y las particularidades del piloto que no iba a tener ese problema”, enfatizó a modo de cierre. Sobre posibles homenajes o reconocimientos al malogrado piloto, Mosca no pudo dar precisiones. “Aún no nos hemos terminado de dar cuenta que ya no lo veremos más, es muy difícil predecir que vamos a hacer”, concluyó.

<

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez