Él debate,tú debates, ellos debaten, nosotros… escuchamos

Noticias Pehuajo - Política - Él debate,tú debates, ellos debaten, nosotros… escuchamos

En mayo del 89, Argentina innovaría, una vez más, en el aspecto político: el debate presidencial tendría solo un candidato.

El gobernador de Córdoba, Eduardo Angeloz, sonreía en cámara. Aquella sonrisa parecía surgir de un cúmulo de pensamientos: generar empatía con el televidente-votante; combatir el nerviosismo y saber que pasaría a la historia como el político que debatió en soledad.

Nuestro país cargaba, en ese momento, con siete años de oscuridad donde el debate político se había extirpado de todos los lugares posibles. Disfrutaba de seis años donde aquellas discusiones habían vuelto a florecer en el marco de la primavera alfonsinista. Sin embargo esa noche, la política volvía a ser víctima de su peor enemigo: los políticos.

“Es difícil hacer un debate sin que exista alguien” diría Bernardo Neustad esa noche, refiriéndose a la ausencia del candidato del Frente Justicialista de Unidad Popular, Carlos Menem. Angeloz sonreía en la derecha de la pantalla, la izquierda estaba vacía. “Las encuestas dicen que muchos argentinos dudan de la capacidad de Menem para gobernar” sentenciaba la UCR en un spot que mostraba una silla vacía, y sostenía que ese era el motivo por el cual el candidato no se exponía. El frustrado debate presidencial del 89 marcaría la relación de los políticos en campaña, con los medios y los debates.

Las encuestas en realidad decían que el candidato del FREJUPO sería el próximo presidente. Aquella emisión de “Tiempo nuevo” dejaría una máxima que perdura hasta hoy: el candidato que lleva ventaja en las encuestas evitará todo tipo de debate.

El precursor de este axioma nefasto, volvería a repetir su estrategia en 1995: sin debates, sin discusiones, sin exponer posibles políticas; solo sonreír en los programas televisivos de prime time.

PEHUAJÓ

Pero ese rechazo a los debates no parecía contagiarse en nuestra ciudad. El mismo año en que el Presidente se negaba a toda actividad que generara una discusión en torno a lo político, Pehuajó, en su habitual oposición a lo que se respira a nivel nacional, viviría su primer debate. El canal local fue el medio encargado de llevar adelante la actividad: Cesar Peña, Julio Salemme, Diego Ibarbia y Jorge Martín debatirían sobre los temas que preocupaban, en ese momento, al partido. La historia, basada en la memoria colectiva, dice que Peña fue superior a sus opositores aquella noche; algo que se vio traducido, cuando el candidato de la UCR consiguió imponerse en la elección de 1995 y ser el Intendente radical desde la vuelta de la Democracia. Ese fue el primer debate en Pehuajó. Cuatro años más tarde, con el mismo Peña, y Salemme como principales protagonistas, la historia se repitió. Mismo escenario, mismo resultado. Peña reelecto.  Fueron los únicos dos debates, los únicos hasta hoy para ocupar el sillón de Trejo. Luego siguió uno más, pero faltaron los principales protagonistas; mientras en radio, en el 2005, se registra el último antecedente, pero para ocupar cargos legislativos (como ahora). Fue en Radio Mágica, y tuvo como protagonistas a Pablo Zurro, Pedro Goldenberg y Oscar Trapes.  En esa ocasión, también la memoria colectiva, dice que Zurro salió “mejor parado”. Hace un par de años, hubo una serie de entrevistas que se pudieron ver por internet, que se desarrollaron a los candidatos a Intendente, con aportes de su historia de vida, además de las notas correspondientes en los distintos medios locales. Pero debate, no los hubo.

ARGENTINA DEBATE

En 2015, la dirigencia política argentina iba a debatir; después de 32 años de democracia, siete presidentes electos, crisis sociales, económicas, políticas, e institucionales, debates televisivos fallidos, candidatos escondidos, problemáticas minimizadas.

La facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires era la sede elegida. La asociación sin fines de lucro, “Argentina Debate”, era la encargada de la organización. Se iba a problematizar sobre educación, seguridad, derechos humanos, desarrollo económico, y fortalecimiento democrático. “Yo debato todos los días.” Dijo el candidato del Frente Para la Victoria, Daniel Scioli, diez días antes del evento. “Yo le voy a seguir hablando a la gente.” Dijo, y confirmó su ausencia al debate. El primer debate presidencial ya tenía una baja: un nuevo vació.

Pehuajó seguía sin debates; nada más tenía el recuerdo del 95 - 99. Las distintas radios buscaban generar algo que se pareciera, pero consiguieron candidatos hablando de cosas abstractas. Políticos entrando por una puerta, guionados y repletos de clichés: un pacto de no debate.

SILLA VACÍA

El desconocimiento y la inseguridad numérica son los únicos factores que fortalecen los debates: el creador de la silla y la plataforma de campaña vacía, Carlos Menem, debió cambiar la estrategia en 2003, cuando el poco conocido Néstor Kirchner forzó el ballotage; el expresidente pedía a gritos debatir. Lo mismo ocurrió con Daniel Scioli quien decidió asistir al debate previo a la segunda vuelta: los números no parecían favorables.

Macri comparó a Scioli con un panelista de 678. Scioli repitió que el cambio era un verso. Macri besó a Awada, Scioli los miró. Como la silla vacía del 89, las plataformas vacías del 95, el debate de 2015 nada más, dejó ideas vacías.

LOS VOTOS QUE

NO ALCANZAN

En nuestra ciudad, los porcentajes de las primarias de agosto parecen haber dejado dudas, desconocimiento respecto a lo que puede pasar en octubre. Un desconocimiento que no se veía desde hacía mucho tiempo. El espacio Unidad Ciudadana, liderado por Zurro, perdía la pulseada con Cambiemos, aunque su candidata fuera la más vota; Cambiemos a su vez, buscará mantener los votos que en las PASO se repartieron entre radicales y PRO, para ser la primera fuerza. 1Pais necesita conseguir mejores números si pretende que Federico Bergues renueve su cargo como Concejal. En esta inseguridad sobre lo que pasará, el frente Cumplir, con Mario Gallardo como candidato, necesitará votos para cumplir con su objetivo de posicionarse para el 2019; lo mismo ocurre con el FIT si pretende continuar con el crecimiento que se ha visto en otras provincias del país.

CAMBIO DE

ESTRATEGIA

Como lo ocurrido a nivel nacional, el desconocimiento llevó a los distintos candidatos a afrontar un cambio de estrategia respecto a lo comunicacional. La necesidad de debatir, parece ser la forma de buscar votos de cara a las elecciones generales. El enfrentamiento entre candidatos, buscando cautivar votantes.

El congreso decidió que el debate presidencial se convirtiera, en noviembre del 2016, en obligatorio. Los medios, a veces sólo buscando rating, generan los espacios de discusión. Las universidades pretenden ser parte de la actividad democrática del intercambio de pensamientos. Los espacios se están creando, los candidatos siempre van a estar, solo resta que se llene el vacío de las ideas.

.

VOLVÉ A MIRAR PEHUAJÓ DEBATE

.

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,15 17,55
Euro 20,60 21,60
Real 445,00 580,00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez