Tierra Negra, la revista de agroecología y soberanía alimentaria

Noticias Pehuajo - Inf. General - Tierra Negra, la revista de agroecología y soberanía alimentaria

“Tierra Negra” es una publicación que tiene el objetivo de conectar y estimular experiencias de construcción de la agroecología.Se trata de una producción periodística, dirigida por Cristian Crespo, técnico agropecuario, docente, asesor en temas agroecológicos y autor del libro “Volver a la tierra”. A través de MO.Ve.A (Movimiento de vecinos autoconvocados de Pehuajó), Crespo ,quien desarrolla actividades en Trenque Lauquen,  ha estado presente en diversas actividades que se han llevado adelante en la ciudad, y en localidades del distrito. José Herrero, uno de los integrantes del grupo local, valoró el trabajo que a través del medio gráfico desarrolla la revista.

 

EDICION

“Tierra Negra”, es una revista de agroecología y soberanía alimentaria, señala su autor en contacto con NOTICIAS, para agregar que “pretende interconectar experiencias y colectivos que trabajan en formas alternativas a los que nos impone el modelo agroalimentario actual. Mucha gente se acerca a muchas otras formas de producir, alimentos de otra calidad”. Ante esto el docente mencionó que “es necesario abonar estos procesos, y la mejor forma es la comunicación entre ellos”.

 

MEDIOS

“Faltan medios, e información, por eso “Tierra negra”, rescata experiencia de quienes trabajan en esta línea”. Indicó Crespo, para asegurar sobre la revista que utiliza un “Lenguaje coloquial y claro, lejos de formalismo académicos”. La primera edición fue en marzo de este año, y ya está en la calle, el tercer número, siendo la edición de primavera. “La respuesta es muy buena”, expresó quien es asesor agroecológico del periurbano de Trenque Lauquen.  Para mencionar que “existe una gran red de distribuidores y quienes se interesan de la propuesta periodística”.

 

EMPEZAR DE NUEVO

La primera editorial del número 1 de “Tierra Negra”, que llevó el título de “Empezar de nuevo”, señaló entre algunos conceptos: “Hablar, diseñar o pensar en un modelo agropecuario significa responder a las preguntas de ¿qué producir?, ¿para qué producir?, ¿en qué condiciones producir?, ¿dónde producir?, ¿quiénes son los actores del proceso productivo?, ¿para quienes producir? y ¿cómo comercializar o distribuir lo producido? Todas estas preguntas tienen hoy sus respuestas claramente formuladas y convertidas en políticas de Estado y en un modelo de consumo, incluso desde hace algunas décadas”.

 

MODELO AGROALIMENTADOR

“…Quienes han dado respuestas a las preguntas que definen el modelo agroalimentario actual lo han hecho basándose en la necesidad de generar divisas y una lluvia de dólares que traería –en el mejor de los casos- el pretendido desarrollo nacional a base de la exportación de productos de gran demanda mundial. Siendo parte de un complejo en donde a la Argentina (y a América Latina por extensión) le corresponde el rol de aportar materias primas o con poca modificación para que en otras regiones del globo con mercados en expansión se le diera valor agregado y uso. Nada que no se viniera perfeccionado desde hace siglos, ahora teñido con los colores de un capitalismo moderno y global”.

DENUNCIAS

“Pero la promesa de una frazada que nos cobijara a todos debajo no se ha cumplido y ésta hace rato que viene quedando corta y presentando agujeros. Hace más de 15 años que los primeros colectivos de vecinos se comenzaron a manifestar denunciando la aparición de enfermedades raras en áreas vinculadas a la producción industrial de granos; las taperas invaden los campos y los yuyos tapan escuelas rurales; aumenta la degradación de ecosistemas y se pierde su capacidad regulatoria y de oferta de servicios; la “lluvia de dólares” parece haber sido cortada con los vientos económicos mundiales concentrando aún más la actividad productiva en manos de grandes capitales; el modelo de consumo (tanto industrial como doméstico) parece ignorar que su raíz está asociada a los recursos naturales aproximándonos a una crisis energética sin precedentes mientras que la actividad de producción de carnes y granos en escala industrial contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero. En los extremos de esta cadena, el alimento de calidad no llega a la gran mayoría de la población con enormes efectos en la salud física y psíquica; y los suelos –aquellos que parecen haber sido una “marca país”- muestran tremendos efectos de degradación en todos sus niveles perdiendo su capacidad de sostener cosechas aceptables y de regular fluctuaciones ambientales. Así, palabras como desmonte, inundación y surgimiento de plagas y enfermedades se asocian directamente al modo de producción establecido…”

 

<

.

.

.

.

.

Monedas

Servicio temporalmente no disponible.

Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez