Un debut a contramano

Noticias Pehuajo - Deportes - Un debut a contramano

El domingo 2 de octubre de 1988 dio comienzo una nueva participación de un equipo pehuajense en el Torneo Provincial. En este caso se trató de Estudiantes Unidos, quien integró un grupo junto a Fútbol Club Tres Algarrobos por la Liga del Oeste, Sarmiento de Pigüé por la Liga de Coronel Suárez, Fútbol Club Emilio V. Bunge por la Liga Villeguense, Monumental por la Liga de Trenque Lauquen y Club Social y Deportivo Guglieri, de la ciudad de Daireaux, pero representado a la Liga de Bolívar.

Estos equipos debían enfrentarse todos contra todos a dos ruedas, alternando la condición de local, y solamente quien ocupara finalmente el primer lugar en la tabla de posiciones sería el único que accedería a la fase siguiente del torneo.

Un total de diez partidos debían disputar los nombrados por lo que esa fase inicial del certamen duraría más de dos meses.

EL DEBUT

Estudiantes debutó como local frente a Monumental de Trenque Lauquen, lo cual de por sí constituía un clásico de Ligas aunque la historia de los enfrentamientos entre ambos clubes no fuera nutrida en cantidad de partidos.

ESTADIO Y AUTORIDADES

El encuentro se disputó en el estadio “José Esteban Garré” del Club Deportivo Argentino de nuestra ciudad, y contó con una terna de autoridades integrada por el señor Raúl Chiramberro como árbitro principal, secundado por los señores: Juan Pedro Díaz y Roberto Cerdeiro como jueces de línea.

LOS EQUIPOS

El representativo local, dirigido por Héctor Francisco Martiarena, salió al campo de juego con la siguiente formación: Hugo Fernando Pizarro, Guillermo Salanitro, Patricio Juan Carrica, Fabián Micieli y Aníbal Folgar; Marcos Garaventa, Miguel Ángel Lamanna y Sergio Guillermo Roura; Dardo Pascual, Mario Borrego y Pablo Castillo.

Por su parte, el técnico visitante, Alfredo Badino, dispuso el siguiente equipo para enfrentar a los pehuajenses: Juan Domingo Guzmán, Oscar Ríos, Hernán Argañaraz, Héctor Escandón y Adhemar Holgado; Marcelo Novelli, Edgardo Galmez y Jorge Bustos; Nievas, Fabián Brízolis y José María Tacunao.

EL PARTIDO

Con mucho menos público que el esperado Estudiantes fue, durante gran parte del desarrollo del encuentro, el claro dominador de las acciones, aunque no siempre ello se tradujo en peligro para la valla defendida por Mingo Guzmán.

Monumental aprovechó en la primera parte el fuerte viento a favor para mantener el balón lejos de su propia área, mientras el local luchaba por acercarse a la ciudadela rival.

Plantado en el campo con el indisimulado objetivo de explotar el contragolpe, “los Canarios” apelaron también al remate desde media distancia pero carecieron de puntería, y cuando acertaron el arco se encontraron con la seguridad de Pizarro.

Sin embargo, la oportunidad más clara la tuvo el local por intermedio de Mario Borrego, cuando llegando a la media hora de juego fue habilitado por Salanitro pero le pegó muy mal al balón y desperdició la ocasión.

En la segunda etapa se hizo notorio el dominio del local, pero a medida que crecía Estudiantes, en idéntica proporción crecía la figura del arquero Guzmán que tuvo una actuación impresionante. Sacó todo lo que le tiraron desde todos los ángulos, e incluso sobre los 26 minutos voló buscando interceptar un violento disparo de Miguel Lamanna, pero el esférico lo superó y dio en el travesaño retornando al campo mientras el uno caía dentro del arco. Fue allí cuando Castillo se hizo del balón y remató hacia el arco pero Mingo recuperó la posición de manera increíble y terminó desviando el remate con la punta de sus dedos. Fue como para decir: si ésa no entró, no entra ninguna más. Y algo así ocurrió.

Roura, que había tenido un gran partido, debió dejar el campo por lesión y fue reemplazado por César Lamanna, quien aportó lo suyo, pero Guzmán estaba en su tarde. No sólo sacó del ángulo superior izquierdo un tiro libre de Miguel Lamanna sino que tapó varios mano a mano.

Cuando parecía que el empate sin goles era la consecuencia irremediable de la gran tarea del arquero visitante y la escasa ofensiva de su equipo, llegó una jugada inexplicable porque en un tiro libre para “los Canarios” que Escandón ejecutó en forma de centro, Borrego, en posición defensiva, rechazó el balón con la mano dentro del área. El árbitro no dudó y marcó el penal que fue ejecutado por Bustos, derrotando a Pizarro a los 33 minutos de esa etapa.

Estudiantes no tuvo resto para reaccionar y la visita, que llegó a Pehuajó buscando un empate como buen resultado, terminó llevándose una victoria que nadie esperaba, máxime  luego de transcurridos 75 minutos donde el local había sido el gran protagonista del partido.

Próximo sábado: Estudiantes Unidos visita a Deportivo Guglieri en la ciudad de Bolívar.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,15 17,55
Euro 20,40 21,40
Real 435,00 570,00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez