Desde el mirador

Un adiós prematuro

Noticias Pehuajo - Deportes - Un adiós prematuro

Osvaldo Rubén Bartolomé nació un día del trabajador: el 1 de mayo de 1951, y se inclinó rápidamente hacia el fútbol, incorporándose a las divisiones menores de Defensores del Este, donde actuaba como volante por derecha, puesto que ocupó hasta los ’60 cuando un técnico (que era su padre) decidió rotarlo con Héctor Alanís que jugaba de lateral por la misma banda y mandó a Bartolo a marcar punta y al querido Negro al medio campo. ¿La razón? Alanís tenía más vocación ofensiva y Bartolo más marca. El cambio dio excelentes resultados.

Con el correr de los años, la defensa se asentó mejor y el medio dio buenos dividendos, logrando llevar el equipo al Petit Torneo final de 1969. Con Vázquez en el arco, una línea de cuatro con: Bartolomé, Burghi, Uriarte y Rojas; y dos volantes combativos como Héctor Alanís y Oscar Romero, Defensores mostró mucha solidez y terminó siendo el subcampeón.

La defensa se mantuvo en los años siguientes y en 1972, con Manuel Carlos en la valla y Junco en lugar de Uriarte en la zaga, el azulgrana volvió a cumplir una gran campaña llegando al cuadrangular final aunque no pudo alcanzar el título.

Ese año, Bartolo fue convocado al seleccionado pehuajense para disputar el campeonato argentino. Fue a jugar como lateral pero lo hizo como zaguero central debido a una emergencia, aunque la campaña duró apenas dos partidos porque Pehuajó resultó eliminado del torneo tras el primer doble cruce ante Carlos Casares.

Para el ’73 fue fundamental la incorporación de Jorge Erramouspe para defender el arco y la llegada de “el Chino” Héctor Báez para actuar en la zaga, debido a que no se podía contar con el notable “Pingüino” Borghi, suspendido por dos años, por lo que la defensa se armó con: Mansilla, Bartolomé, Báez y Rojas. Defensores fue campeón y mantuvo esa defensa repitiendo el título al año siguiente, porque aunque regresó Burghi, jugó varios partidos como volante central.

Bartolomé, ya asentado como un defensor polifuncional, volvió a ser convocado a la selección. Jugó cinco amistosos en 1973 y uno al año siguiente.

El Defe mandaba en el fútbol local y su defensa no se tocó para 1975, aunque se reforzó no sólo con la ductilidad de Burghi que actuaba tanto de zaguero como de volante central, sino también con la llegada del uruguayo Mario Sosa y la presencia de Roberto Martino como importante relevo.

Defensores volvió a ser campeón, alcanzando el tricampeonato.

Bartolo pasó a integrar el plantel del seleccionado albiceleste que se preparaba para un nuevo campeonato argentino, edición 1975/76, bajo la conducción de Roberto Dirassar.

El equipo fue de menor a mayor y terminó escribiendo la página más gloriosa de la historia del fútbol pehuajense en tres años de campaña, que incluyó aquel prestigioso certamen y la obtención inmediata del Campeonato Regional Centro de la provincia de Buenos Aires en 1977. Para entonces, Bartolo ya se había graduado como profesor de Educación Física en Olavarría y estaba dedicado a la docencia.

Tras la obtención de aquel tricampeonato con Defensores del Este pasó a Atlético de Mones Cazón en 1976, equipo que ganó con total autoridad la zona clasificatoria y accedió al hexagonal final con grandes posibilidades. Era un equipo sólido que contaba con Erramouspe en el arco y una defensa conformada por Bartolomé y Delazzer como laterales, y dos centrales que habían cumplido una gran campaña con Fútbol Club Henderson el año anterior: Marchioni y Vuotto, a los que había que sumarle dos volantes de enorme despliegue: Carlos Capovila y Héctor Alanís. El equipo cumplió pero no alcanzó el título. Sin embargo, al año siguiente, con Pereyra en la valla, y Mario Sosa en la defensa debido a que no estaba ya Marchioni, Atlético consiguió coronarse campeón invicto del torneo local.

Parecía camino a edificar una exitosa campaña en el fútbol pero una cruel enfermedad le marcó el camino del retiro. Luchó por su vida con su garra característica pero no pudo torcer el trágico destino y falleció en plena juventud.

Su prematura desaparición física fue un duro golpe, no sólo para el deporte en general y para la comunidad educativa, sino para todos los pehuajenses.

El fútbol se quedó con la imagen de un jugador de selección que llegó a disputar 38 partidos con la albiceleste, un defensor de gran regularidad y notable capacidad de marca que aplicaba con firmeza y vehemencia, aunque muchas veces yendo más allá de los límites permitidos. Por su buen juego aéreo defensivo, también actuó como zaguero central. Temperamental, aguerrido, efectivo y seguro, cumplió siempre con gran eficiencia su principal objetivo que era marcar, clausurando su lateral, aún cuando le tocaron delanteros que se destacaron a nivel nacional e internacional.

Roberto F. Rodríguez

FOTO

Osvaldo Bartolomé.

<

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez