Un 5 completo

Noticias Pehuajo - Deportes - Un 5 completo

Héctor Ricardo Beltrán fue una de aquellas figuras con características personales que lo elevaron en su condición humana, la humildad y la modestia, aun así no ha llegado a ocupar, en la historia del fútbol pehuajense, el honroso sitial que se ganó en los campos de juego. Muy bien considerado por muchos pero olvidado por una gran mayoría a la hora de repasar nombres que dieron verdadero lustre al fútbol lugareño, y ello, cuanto menos, resulta injusto.

“El Negro Beltrán”, como se lo apodaba, había nacido en Anguil, provincia de La Pampa, pero futbolísticamente surgió a la consideración general en el Club Ferrocarril Sarmiento de nuestra ciudad a mediado de los años ’60, cuando aún se hablaba de “el centrojás”, en alusión al eje medio del equipo.

La Primera división de la entidad aurinegra había perdido la categoría en el primer lustro de esa década y cuando retornó a la A, Beltrán, con 19 años de edad, apareció en el elenco ferrocarrilero con la serenidad de un veterano y la fuerza de su juventud.

Para 1966 y antes del comienzo del torneo local, fue convocado para integrar el seleccionado albiceleste en un encuentro amistoso frente a 9 de julio, cotejo disputado en cancha de Deportivo Argentino y que terminó ganando la visita por 2 a 1.

Por esa época, el conjunto sarmientino lograba mostrar pasajes de buen fútbol pero no como para sostener resultados y por lo general no salía de los últimos puestos de la tabla.

Alfredo “Candombe” Martínez, Raúl Avendaño, José y Héctor Beltrán; Carlos “Mincho” López y Raúl “Chocotín” Santillán, entre otros, fueron integrantes de esos equipos.

Sin embargo, a pesar de los magros resultados, Héctor Beltrán seguía demostrando su valor y fue llamado a formar parte del plantel del seleccionado pehuajense que participaría del campeonato argentino a disputarse en el otoño de 1968.

Jugó dos encuentros amistosos frente a Los Toldos pero cuando dio comienzo el torneo terminó siendo relegado por Alberto Daddone, volante central proveniente del fútbol capitalino que acababa de ser campeón con Maderense.

Para el verano de 1969, con Omar Nicotena en la valla, José Beltrán y Mario Caliz como laterales, Jorge Acevedo y Santiago Giménez como centrales, el despliegue incansable de Carlos “Mincho” López y Héctor Beltrán en el medio campo y la presencia ofensiva de Oscar “Pato” Sosa, el primer equipo de Sarmiento mostró una gran mejoría, desplegando un buen juego en el Torneo Nocturno disputado en Boca Junior y ratificando su presencia en el certamen local, a cuya formación se sumaron los hermanos deroenses: Orlando y Rodolfo “Pollo” Rodríguez, pero el equipo seguía lejos de lo que aspiraba su gente.

Recién en 1972, con la presencia de Nelson Sabalza, delantero procedente de Los Toldos que terminaría siendo el máximo artillero del campeonato con 20 goles, el aurinegro cobró un mayor protagonismo, pero seguía sin clasificar para los reducidos finales.

En 1974 Beltrán dejó la entidad ferrocarrilera y pasó a San Martín, integrando un gran equipo, cuya formación en el debut fue: Rubén Perelló, José “Pepe” Gómez, Raúl Juan, Genaro y Luis Huguenín, Carrizo, Héctor Beltrán e Ibagazza, Alberto Jaime, Luis Demichelis y Rodolfo Rodríguez, encuentro en el que el arquero sanmartiniano sufrió una lesión que lo alejó definitivamente del fútbol.  

San Martín no clasificó al Petit Torneo pero Beltrán fue otra vez convocado a la selección local para enfrentar a Los Toldos en un amistoso. Este vez integró un equipo altamente ofensivo donde muchos eran los que jugaban pero pocos los que corrían. Con “el Nene” Bevilacqua y Daniel Benítez como laderos en el medio campo y tres goleadores arriba: Manuel Hernández, Miguel Benítez y Jaime Gelabert, Pehuajó atacó mucho y terminó perdiendo por 3 a 2 ante un rival que apeló al contragolpe rápido y efectivo.

Retornó a Sarmiento y en 1976 se dio el gusto de llevar al equipo al hexagonal final, donde concluyeron en la cuarta posición, lo que significó una notable campaña. Precopio, Néstor Arias, Orlando Rodríguez, Herrera y Gómez; Fredes, Beltrán y Jorge Murgia; Lindor González, Rodolfo Rodríguez y Sayago fue la formación más habitual.

En 1977 estuvo en Defensores del Este junto a Ranciari, Huguenín, Rubén y Osvaldo Tolosa, Canelo y Ricardo Almirón entre otros, pero no llegaron al Petit.

Fueron sus últimos partidos. Habiendo pasado la barrera de los 30 años, le dijo adiós al fútbol, dejando la imagen imborrable de un jugador de gran capacidad para la marca y la recuperación del balón, hábil para dominarlo y criterioso para distribuirlo, buscando siempre al mejor receptor posible para sacar el mayor provecho de cada pelota que pasaba por sus pies. Eficiente y cerebral, supo adaptar su ubicación y despliegue a las circunstancias del partido, mostrando también decisión para proyectarse y llegar al gol en algunas ocasiones, es decir que contó con las virtudes del clásico “centrojás” que añoraban los nostálgicos y la dinámica que pedían los modernistas.

Héctor Ricardo Beltrán falleció en 2001 pero su recuerdo sigue vivo en el fútbol local, donde hizo méritos más que suficientes como para ser considerado uno de los grandes volantes centrales que dio Pehuajó en toda su historia.

 

Roberto F. Rodríguez.

<

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez