Penales inolvidables

Noticias Pehuajo - Deportes - Penales inolvidables

Abel Osmar Miguelucci, reconocido arquero de origen marplatense, no nació en “la Ciudad feliz” como se ha difundido, sino en Necochea, el 15 de noviembre de 1941, aunque cuando todavía era un niño, su familia se mudó a la denominada “Perla del Atlántico”. Allí trabajó como panadero y se inició en la práctica del fútbol jugando para San Lorenzo de esa ciudad, llegando a integrar la selección lugareña en 1960.

Argentinos Juniors adquirió su pase en 1961 por una suma de $ 250.000 de aquel entonces, y se incorporó al plantel de reserva del “Bicho de La Paternal”, con el cual visitó Pehuajó en el otoño del ‘62 para disputar dos encuentros amistosos frente al seleccionado pehuajense, los que se llevaron a cabo el 12 y 13 de mayo en cancha de Calaveras. Fueron encuentros muy recordados, especialmente por el gran equipo que tenía la selección local y en el primero de ellos, Argentinos se impuso por 1 a 0 con gol de Héctor Palermo, un delantero surgido en Los Andes que no llegaría a jugar oficialmente en la Primera del elenco de la Paternal.

En el segundo partido hubo un exceso de juego brusco, la visita sufrió dos expulsiones y el resultado arrojó una ajustada victoria para la selección pehuajense por 2 a 1 con goles de Murugarren y Alcántara, quien además estrelló un tiro penal en uno de los palos del arco defendido por Miguelucci.

El necochense se mantuvo en Argentinos hasta 1966 disputando un total de 127 partidos oficiales, decidiendo aceptar una oferta desde el extranjero donde siguió su carrera. Regresó para atajar en Colón de Santa Fe y en 1971 pasó a la Primera B para jugar en Almirante Brown y, siendo arquero de “la Fragata” protagonizó un hecho singular del que hoy se cumplen 48 años, dado que ocurrió el 10 de julio cuando en su cancha, Temperley recibió la visita de Almirante Brown por la 13ª fecha del torneo de ascenso.

El celeste venía algo mejor que su rival, dado que había quedado libre y de los once partidos disputados había ganado cuatro, empatado cuatro y perdido tres, mientras que Almirante, que había jugado doce, tenía sólo tres victorias, tres empates y cinco derrotas.

El partido fue parejo y el resultado llegó a estar igualado uno a uno. Merlo había marcado para el local y Vargas para la visita. Fue en ese estado de cosas cuando el árbitro Teodoro Nitti sancionó un tiro penal a favor de Temperley.

El puntero izquierdo de cosecha propia, Horacio Corbalán, asumió la responsabilidad de la ejecución. Migelucci se preparó y cuando partió el remate, ya se había adelantado y consiguió desviar el disparo. El árbitro Nitti advirtió la maniobra ilegal del arquero, le llamó la atención e hizo ejecutar nuevamente el penal.

Temperley cambió el ejecutor y Nicolás Bieladinovich, un volante central surgido en Dock Sud pero que venía de jugar en Chacarita, cuando “El funebrero” estaba en la A, Deportivo Morón y Deportivo Español, se hizo cargo de la nueva ejecución.

El remate del volante partió en tiempo y forma pero Miguelucci había vuelto a adelantarse e impidió la conquista. Nitti amonestó al arquero y ordenó una tercera ejecución. Nada pareció cambiar. Bialadinovich le entró con todo al balón, Miguelucci se adelantó por tercera vez consecutiva y atajó el disparo, lo que originó que el árbitro expulsara al arquero haciendo ejecutar el penal por cuarta vez. Dadas así las cosas, el defensor aurinegro Ricardo Tello debió ocupar el arco que había defendido el ahora expulsado Miguelucci. Bieladinovich insistió y ejecutó el penal pero Tello, sin adelantarse, consiguió detener el remate. El partido terminó uno a uno, pero quedó en la historia de los hechos poco frecuentes en el fútbol y que tuvo a nuestro conocido Abel Osmar Miguelucci como gran protagonista.

Como es sabido, seis años después, el 16 de noviembre de 1977, Miguelucci fue el arquero del primer equipo de Platense que tuvo que definir el descenso en un maratónico partido frente a Lanús. Partido disputado en cancha de San Lorenzo y que aún luego del tiempo suplementario, seguía igualado 0 a 0, por lo que debió recurrirse a una de las más dramáticas definiciones desde el punto penal. Se ejecutaron 22 penales en total y el uno calamar, que logró contener cuatro disparos, resultó fundamental para que Platense terminara ganando 8 a 7 y se mantuviera en la A, enviando a Lanús a la B.

Miguelucci, que también jugó en Colombia, Uruguay, Chile y Perú, disputó un total de 199 partidos oficiales en la Primera A de nuestro país y 24 partidos en la Primera B. Un arquero que cobró notoriedad por algunos penales aunque no sea uno de los que más atajó. De hecho no figura entre los quince arqueros que más penales atajaron en la división superior del fútbol argentino. Sin embargo, siempre se lo relacionará con los penales por la particularidad de los hechos que lo tuvieron por protagonista como el ocurrido en cancha de Temperley hace 48 años.

Abel Osmar Miguelucci, un futbolista con mucha historia que alguna vez visitó Pehuajó y enfrentó a la gran selección local del ‘62.Un arquero al que el temible “Turbio” Alcántara, no pudo vulnerar mediante un tiro penal. ¿Se habrá adelantado?

 

Roberto F. Rodríguez.

<

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez