Partidazo

Noticias Pehuajo - Deportes - Partidazo

El domingo 14 de febrero de 1993, Defensores del Este, representante pehuajense en el Torneo del Interior 1992/93, recibió la visita de Jorge Newbery de Lobería en lo que se esperaba sería un gran partido y en realidad lo fue.

ESTADIO

Y AUTORIDADES

El encuentro se disputó en el estadio “Alberto J. Irigoyen”, del Club Defensores del Este, en horario nocturno, y contó con una terna de autoridades procedentes de Escobar e integrada por el señor Raúl Daniel Rossi como árbitro principal, secundado por los señores: Carlos Cavello y Gerardo Carrizo.

LOS EQUIPOS

Defensores, con las ausencias obligadas de los suspendidos Carlos Di Salvo, Julio Galeano y Gustavo Espeleta, salió al campo con: Hugo Fernando Pizarro, Carlos Beldrío, Hernán Argañaraz, David Del Valle y Guillermo Salanitro; Alejandro Galeano, Miguel Ángel Lamanna, Daniel Lamanna y César Lamanna; Gustavo Guinea y Mariano González, mientras que los designados para el banco de los relevos fueron: Juan Carlos Marchi, Horacio Goñi, Carlos Rubén, Dardo Pascual y Carlos Torres.

Por su parte, el famoso profesional Alejandro Barberón, técnico del plantel de Jorge Newbery, puso en cancha a: Rodolfo Lucifora, Ernesto Débil, Luis Perna, Héctor De Pedro y Pisso; Carlos Bianchi, Racich, Walter Astiz y Mejías; Dante Albornoz y Gigena, vale decir que respecto del equipo que había emparado con Defensores del Este en el “Carlos Cuomo” de Quequén, Barberón había efectuado cuatro variantes, al darle la titularidad al lateral Pisso en lugar de Fernando Astiz; ubicar a Racih como volante central en lugar de David Gómez, mandar al banco a Ceferino Díaz y darle oportunidad como volante por izquierda a Mejías, e incluir como titular a Gigena por Jesús Díaz que no estuvo entre los dieciséis de planilla.

EL PARTIDO

Comenzaba a anochecer y en ese claroscuro de difícil visualización, las luces no lograban lucir a pleno al tiempo que no se disipaba la polvareda levantada en la calle Oro, ubicada tras el primero de los arcos según la referencia del ingreso principal.

En ese ambiente enrarecido y donde había que ajustar la mirada para enfocar correctamente, dio comienzo el partido y Defensores lo aprovechó al máximo. Daniel Lamanna fue derribado en tres cuartos de cancha y el árbitro, de excelente labor, sancionó la falta. Miguel Lamanna ejecutó el tiro libre desde unos 35 metros de distancia eligiendo el arco rival como objetivo. Y estuvo acercado en su pálpito, porque el disparo, aunque desde lejos, trajo mucha violencia, picó y sorprendió al arquero Lucifora que no pudo impedir la conquista. Antes de los 5 minutos de juego, el azulgrana estaba ganando.

El local, empujado por el entusiasmo desbordante de su gente fue a liquidarlo y estuvo muy cerca. Primero fue el arquero el que ahogó el grito de gol a César Lamanna, y luego fue el travesaño el que devolvió un impresionante disparo de Beldrío. El conjunto aurinegro no podía hacer pie y veía que se le venía la noche. Pero poco a poco encontró el camino. El lateral Débil comenzó a proyectarse por derecha con criterio y velocidad, y sus centros complicaron a la defensa local, pero la tranquilidad a la visita se la dio Mejías que se puso toda la responsabilidad al hombro y empezó a manejar los tiempos. Y antes de los 20 minutos, recibió el balón en un centro de Débil, se hizo espacio y clavó la pelota contra el palo derecho, inatajable para Pizarro.

El gol le dio tranquilidad a Newbery, pero no desanimó a Defensores ni mucho menos, porque el dueño de casa fue por más y lo consiguió inmediatamente dado que a los 23 minutos Daniel Lamanna mandó un centro alto, Guinea saltó y bajó el balón de cabeza para que Alejandro Galeano derrotara a Lucifora con disparo bajo y a corta distancia.

El gol pareció afectar a la visita y Defe fue a rematarlo. Le costó armar maniobras ofensivas eficaces, pero en los últimos diez minutos de la etapa estuvo muy cerca de aumentar por intermedio de Guinea. Primero cuando cabeceó el balón tras un centro de César Lamanna pero respondió bien el arquero, y luego cuando recibió de espaldas al arco rival un centro de Alejandro Galeano, paró el balón con el pecho, giró y sacó un tremendo disparo que se fue muy cerca del marco visitante.

Newbery necesitaba que terminara el primer tiempo y finalmente ese alivio llegó con el marcador apenas 2 a 1, porque el Defe mereció mucho más.

El segundo tiempo fue distinto. Defensores aquietó demasiado el ritmo propio, pero permitió que el rival creciera. La visita se plantó a empatar o morir. Robla reemplazó a un intrascendente Gigena para darle mayor volumen de juego ofensivo a Newbery. Entonces el medio azulgrana comenzó a complicarse. De todas maneras, parecía que la visita estaba lejos del empate. Sin embargo, en un córner encontró su premio cuando Albornoz escapó a su marca, peinó el centro y dejó sin chances a Pizarro.

La igualdad no era reflejo del partido, pero sí de ese momento.

Defensores acusó el golpe y no fue por la victoria como antes, sino que apeló a los pelotazos buscando sorprender en profundidad, pero no obtuvo resultados. Galeano y Daniel Lamanna se fueron quedando y Mariano González, muy conocido por los rivales por haber actuado en la misma Liga, estaba muy marcado.

Miguel Lamanna, en una corajeada, dejó dos rivales en el camino y sacó un remate violento que el arquero logró desviar en gran reacción. Inmediatamente, luego que Pizarro tapara un remate mano a mano con Robla, Beldrío terminó despejando en la línea un nuevo disparo del delantero que se había visto favorecido con el rebote.

El partido estaba para cualquiera de los dos y acertó Newbery cuando Mejías metió una gran habilitación para Astiz y el delantero, luego de sendos amagues ante dos rivales, escapó a sus marcas y derrotó a Pizarro con un remate muy bien direccionado.

El gol fue un golpe duro para el Defe que salió a buscar a la desesperada, pero ya no le quedaba tiempo. Fue victoria visitante y ese resultado le significó a Defensores la pérdida del invicto luego de doce partidos.

CLASIFICACIÓN

Igualmente, la clasificación estaba ahí nomás, porque Villa Mitre goleó 5 a 1 a Monumental e igualó la posición de Newbery con seis puntos, quedando Defensores con cinco y Monumental con tres. No obstante, a los de Bahía Blanca le serían descontados los tres puntos obtenidos en las dos primeras fechas donde estuvieron suspendidos, lo que los dejaba a tiro de clasificar si vencían a los azulgranas en Pehuajó, aunque también se decía que los puntos a descontarle serían los cuatro que estuvieron en juego en aquellas dos fechas y, en ese caso, quedarían al margen del torneo.

Todo estaba por verse. Incluso si el descuento era de cuatro puntos, Monumental tendría chances matemáticas porque si Defensores perdía, ganando “los Canarios” en la última le darían alcance aunque para superarlos deberían vencer a Newbery por goleada en Quequén o esperar que Villa Mitre goleara a Defensores.

Próximo sábado: Defensores recibe a Villa Mitre en el último partido del grupo.

<

.

.

.

.

.

Monedas

Servicio temporalmente no disponible.

Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez