Olimpo, el rival de Maderense

Noticias Pehuajo - Deportes - Olimpo, el rival de Maderense

La última fecha de la rueda inicial de la primera fase del Torneo Regional de 1983 ofrecía un encuentro altamente atractivo en la subzona C de uno de los grupos de la provincia de Buenos Aires. Era el tiempo en que habrían de enfrentarse los dos únicos invictos de dicha subzona. Pero no solamente eso, sino que además el partido era entre el primero y el segundo de la tabla de posiciones, separados apenas por un solo punto.
Como hemos venido desarrollando a través de nuestras entregas semanales, el Torneo Regional en su edición del año 1983 que organizaba el Consejo Federal de la Asociación del Fútbol Argentino, era clasificatorio para el Campeonato Nacional de A.F.A., a disputarse en el primer semestre de 1984, y el Club Atlético Maderense estaba participando del primero con el sueño de llegar lo más alto posible, aunque nunca alcanzara el Nacional.
Aún así, la performance del equipo de Francisco Madero que representaba a Pehuajó, era notable hasta allí, máxime si se la comparaba con la de sus antecesores lugareños. Alcanza con mencionar que en tres participaciones anteriores, los equipos pehuajenses habían disputado 18 partidos en total en el regional, logrando 2 victorias, 2 empates y 14 derrotas, mientras que en su nueva presentación, Maderense llevaba tres partidos jugados con dos victorias y un empate, es decir que marchaba invicto y debía enfrentar al líder que tenía puntaje ideal: tres jugados, tres ganados, y que no era otro que el gran Olimpo de Bahía Blanca.

Historia
Olimpo, fundado el 15 de octubre de 1910, era un absoluto dominador de la Liga de Sur, con asiento en Bahía Blanca durante las últimas dos décadas, pero sin lograr participaciones a nivel nacional. El torneo promocional de ascenso disputado en 1967 había sido su intervención más recordada, pero luego fueron otros los equipos de esa Liga que llegaron al torneo Nacional, tal los casos de Huracán de Ingeniero White y Puerto Comercial. Aún así, habían pasado casi diez años desde la última participación de los sureños en esos importantes campeonatos.
Por eso Olimpo buscaba afanosamente un lugar que la alta competencia le venía vedando en los últimos años. La presencia del conjunto profesional de Loma Negra que acaparó los éxitos en la región en los primeros años de la década del ’80, había frustrado los sueños de los aficionados bahienses, pero para encarar el Regional del ’83, la dirigencia aurinegra siguió apostando a refuerzos de jerarquía y se conformó un gran equipo, bajo la dirección técnica de Eduardo Grispo, aquel marcador de punta de River en los años ’60, que venía de dirigir a Platense.

Plantel de lujo
El Plantel contaba con el arquero Roberto Marcelo Abt, de 27 años de edad, que había llegado procedente de Independiente Rivadavia (Mendoza).
Entre los nuevos de la defensa estaban: el lateral Eduardo Comas, el más veterano del grupo con 32 años, iniciado en el Lobo platense y paso posterior por El Ciclón de Patagones; y los marcadores centrales: Eduardo Diomedi, de 25 años, procedente del Club Liniers de la misma Liga, Daniel Ricardo Florit, con extenso pasado en equipos de Ascenso a pesar de contar con 28 años, dado que pasó por Juventud Unida, San Miguel, Tigre y Flandria, y Ariel Adalberto Wiktor, un juvenil procedente de Independiente de Avellaneda pero que aún no había debutado oficialmente en la primera del rojo, donde luego edificaría una interesante campaña, aunque el titular en su puesto era Enzo Trossero.
En la zona media estaba el volante Miguel Ángel Suárez, de 23 años, que también solía jugar como primer marcador central, y que si bien procedía de la misma Liga del Sur, más precisamente del equipo de Sansinena, había jugado para Instituto de Córdoba en el campeonato de la provincia mediterránea; el volante ofensivo Ramón Mansilla, de 25 años, que había jugado para Colón de Santa Fe en las temporadas de 1980 y 1981 en la división superior del fútbol argentino; y el delantero Raúl Daniel Schmidt, de 24 años, iniciado en la Liga de Coronel Suárez, donde había jugado en Boca Juniors, pasando luego a Villa Mitre de Bahía Blanca y Deportivo Roca de Río Negro.
El resto del plantel era conocido para los pehuajenses, dado que habían enfrentado a los antecesores de la nueva versión de Maderense, entre los que estaban: el marcador lateral Luis Abel Basualdo, de 28 años, con una trayectoria futbolística que comprendía a Pedro Luro, Sansinena y Villa Mitre de la Liga sureña, y Huracán de Tres Arroyos; el otro lateral: Alfredo Torres, con pasado en Rosario Puerto Belgrano de Punta Alta y Liniers de Bahía Blanca; el defensor Manuel Cheiles, jugador nacido en Magdalena, que pasó por la inferiores de Boca Juniors, aunque debutó en primera vistiendo la casaca de Gimnasia y Esgrima La Plata, y que si bien desde allí llegó a Olimpo jugando como puntero izquierdo, para 1983 ya era un hombre de la defensa con constante proyección ofensiva; el volante central Marcelo Fernando Fredes, que había jugado en Luján Sport Club de Mendoza y en Instituto de Córdoba antes de vestir la casaca aurinegra; el habilidoso volante ofensivo Oscar Alfredo De la Canal, el famoso Caty, oriundo de González Chávez, pero con debut en primera luciendo la casaca tricolor de Villa Mitre a los 17 años, exhibiendo un fútbol que lo llevó a Vélez Sarsfield, aunque una lesión le restó posibilidades y retornó para jugar en Olimpo, donde mantuvo un importante nivel aunque no tan alto como se esperaba en el principio de su carrera; el delantero Jorge Alberto Funes, 27 años, con paso por Colón de Santa Fe e Independiente Rivadavia (Mendoza), el delantero central Horacio García, recordado por haber actuado en la selección bahiense que enfrentó al seleccionado albiceleste de Pehuajó en 1975; y el reconocido José Ramón Palacio, (padre de Rodrigo Palacio), puntero español nacido en Santander pero con gran trayectoria en Huracán de Tres Arroyos.
Pero sin dudas el más conocido por estas regiones era Ricardo Javier Casado, de 23 años, respetado zaguero central que había jugado para Douglas Haig de Pergamino y llegó procedente de Rivadavia de Lincoln, donde había sido compañero de otros dos que también llegarían a ser muy conocidos para los pehuajenses: Daniel Diozquez y el uruguayo Pedro Samyr Varela. Lo que ocurría con Casado era que era oriundo de la localidad de Nueva Plata, perteneciente al distrito de Pehuajó.
En definitiva Olimpo era un gran equipo con figuras procedentes de diferentes instituciones, dado que solamente el juvenil arquero Sergio Hernández, 18 años, y el volante ofensivo Roberto Andrés Depietri, de la misma edad, habían surgido de las divisiones menores de la entidad aurinegra. Quizá la totalidad de su plantilla no estaba poblada de nombres rutilantes con los equipos de Loma Negra, pero el funcionamiento como equipo equilibraban las acciones.
Estaba claro que Olimpo quería llegar al Nacional y los números avalaban hasta allí esas pretensiones, por lo que sería el rival más difícil para Maderense, partido que abordaremos en nuestra próxima entrega.

Próximo sábado: Maderense recibe al puntero Olimpo de Bahía Blanca.

<

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez