Oficio y contundencia

Noticias Pehuajo - Deportes - Oficio y contundencia

Cuando un zaguero central incursiona en el área adversaria y sorprende llegando a una posición de gol que no desaprovecha, puede haber un alto porcentaje de mérito en el accionar del hombre que sumó al ataque. Pero cuando ese mismo zaguero se proyecta en ataque por segunda vez, y sorprende nuevamente al llegar nuevamente a posición de gol que –obviamente– vuelve a aprovechar para convertir el segundo de su equipo, ya su mérito no es tan significativo como lo es la desatención defensiva. Es decir, adaptando un viejo proverbio árabe diríamos: “la primera vez que me sorprendas será mérito tuyo, la segunda ya es culpa mía”.

A partir de allí puede empezar a explicarse la goleada de Calaveras sobre Boca Junior por 5 a 0 en el estadio Margarita Arrese de la entidad auriazul. Porque apenas había transcurrido un minuto de juego cuando el primer marcador central visitante, José Moretti, sorprendió en el área rival definiendo con un disparo de media vuelta que se desvió en el defensor Pagella y dejó sin chances al arquero Bitz.

Entonces los planes del local se trastocaron decididamente. Ya no había tiempo para mantener la valla en cero, tratar que la pelota estuviera lo más lejos posible del arco boquense, y que los minutos pasaran agregándole, progresivamente, una pizca de nerviosismo a los jugadores rivales al no poder quebrar la resistencia local. Ya era imposible porque calaveras había logrado en apenas un minuto de juego, lo que había venido a buscar como primer objetivo: marcar un gol y abrir el partido.

Entonces la visita centró su propósito en el control del balón y ganar la batalla del medio campo con criado como volante más cercano a su propia defensa y coronel asumiendo el rol de ser el eje regulador del mecanismo de funcionamiento en la zona media, dejando a Tolosa para crear, Peñaloza para desbordar, Ayende para llegar, y Troncoso para esperar su oportunidad dentro del área.

Boca se mostró atento en estos casos, tomando bien las marcas de los nombrados, pero cuando Moretti volvió a llegar al área rival en posición de gol y, tras recibir un centro desde la derecha, definió con un derechazo cruzado sin que nadie lo obstaculizara lo suficiente, quedó de manifiesto la desatención defensiva local.

Sólo 20 minutos de juego y calaveras ganaba por 2 a 0, cuando hasta allí, más allá de un remate de Criado de media distancia que controló Bitz, solo había ensayado un par de jugadas cortas en sendos tiros de esquina, y una buena maniobra preparada en un tiro libre. Ninguna había dado resultado, pero demostraron que el trabajo durante la semana sigue vigente en búsqueda de variantes.

Sin embargo Moretti le había dado dos goles a la visita, haciendo el partido mucho más accesible de lo que se preveía en la semana.

Boca sólo había intentado ser un digno rival pero no daba la medida del partido, aun cuando buscaba permanentemente por las puntas con los desbordes de Cristian Castillo, quién se ubicó mejor sobre la derecha donde encontró terreno propicio, dado que a espaldas de Tolosa quedaba un espacio libre que la disposición de los hombres visitantes no conseguía cubrir debidamente. Sin embargo los delanteros locales no siempre tuvieron puntería, pero cuando la tuvieron se encontraron con la seguridad del arquero Volpe.

Estaba claro que boca no encontraba el camino correcto y poco a poco perdía el control de cada vez más superficie de terreno. Ningún intento firme por achicar espacios se vio en la determinación de los hombres del local. Entonces Calaveras siguió creciendo.

Un desesperado intento de despeje de Borio que hizo estrellar el balón en el horizontal de su propio arco, dejó en claro que Calaveras, aunque transitara el partido sin prisa, lo hacía con buena velocidad y preocupaba demasiado a su rival. Mientras tanto, Troncoso esperaba en el área rival su oportunidad. La tuvo sobre los 41’ cuando un centro de Tolosa le llegó directamente a su cabeza y el 9, con un acompasado movimiento cervical, martilló el balón con la frente y derrotó a Bitz. El 3 a 0 ya adquirió carácter de irreversible y el partido estaba terminado.

en la segunda etapa fue Ayende quien sobre los 9 minutos fusiló a Bitz dentro del área, luego que el centro débil y rasante de Tolosa pasara entre varios defensores locales que no reaccionaron. Cuando Saravia marcó el quinto cerca de la media hora, el partido ya no era tal. Calaveras mantenía el control de las acciones, mostrando más sentido de equipo y un despliegue físico que no solamente fue mayor sino particularmente eficaz. Boca tuvo una reacción más espiritual que física y no le alcanzó, especialmente porque siguió sin puntería –el travesaño visitante pudo atestiguarlo al devolver un disparo de castillo– y porque Volpe se encargó de mantener su arco en cero llegando incluso a ahogar el grito de gol de la parcialidad local cuando le ganó un mano a mano a Pagella que la mayoría creyó que sería el gol del honor. Pero ni esa fue posible.

 

Roberto F. Rodríguez

.

VOLVÉ A MIRAR PEHUAJÓ DEBATE

.

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,25 17,65
Euro 20,70 21,70
Real 445,00 580,00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez