Casi en cámara lenta

Noticias Pehuajo - Liguista - Casi en cámara lenta

Cuatro goles y dos tiros en los palos contra dos intervenciones de su propio arquero, son datos suficientes que eximen de objetar la victoria de Deportivo Argentino sobre Bancario (Daireaux) por 4 a 0 el pasado domingo en nuestra ciudad, pero merece un análisis.

El local salió dispuesto a ganar ante un rival que, en lo previo, parecía contar con mucha menor fuerza colectiva e individual, pero por sobre todas las cosas, con muchísimo menor presupuesto, algo que quizá no debería incidir directamente pero que todos sabemos que tiene su importancia.

La falta en el área del arquero Leira yendo abajo sobre el delantero azul Galassi, que estaba de espaldas, allanó el camino, porque el árbitro Galeano marcó penal y sobre los 4 minutos Deportivo se puso 1 a 0 con la conversión de Tallarico a la derecha del uno.

El gol significó tranquilidad y un reaseguro ante cualquier imprevisto, que bien pudo haber ocurrido pasado los diez minutos, cuando Thoman se proyectó en ataque dejando atrás al zaguero Reyes Medina, pero el 2 se rehízo y rechazó como pudo dentro del área, Matías Benítez quiso completar y de no haber mediado una acrobática reacción de su arquero Calabria, el empate, por autogol, hubiera sido un hecho.

Llegados al cuarto de hora, ya nadie dudaba que el local fuera superior, pero en vez de ir a liquidar el rival, cambió el libreto. Se quedó esperando que su rival saliera, no tuvo la movilidad que pretendió insinuar desde el comienzo, levantó el pie del acelerador y su norte fue la prudencia. Parecía estar esperando el desacople rival en el fondo para definir el partido. Lo pudo haber hecho Berneri que quedó solo, entrando al área por el callejón del 8, pero no terminó de decidirse entre rematar al arco o buscar receptores, malogrando una excelente oportunidad al apurar finalmente un disparo que se perdió afuera.

A esa altura, la izquierda del ataque azul comenzaba a marcar la gran diferencia. Primero fue Vizio quien remató buscando el palo derecho abajopero Leiria, en providencial reacción, desvió la trayectoria del remate, aunque sin impedir que Tallarico, llegando también por izquierda, tomara el rebote y cruzara un disparo que dio en el palo izquierdo. Unos minutos después fue Galassi quien quedó en posición parecida y definió buscando el segundo palo, pero ahora Leira no llegó y la pelota dio nuevamente en el caño izquierdo de su arco. Lo curioso fue que otra vez el rebote cayó en los pies de Tallarico pero su definición no estuvo a la altura de sus mejores tardes y la oportunidad se diluyó.

Luego, ya cerca del final, fue el uno el que le ganó abajo un mano a mano ante Galassi.

La mínima ventaja que ofrecía el resultado al concluir la etapa tenía sabor a poco. Porque el local era el que mandaba, con lagunas, pero con el poder. Su arquero no había tenido trabajo. Los centrales se ocupaban de los intentos de Illescas o Roselló, e incluso de alguna incursión peligrosa del rápido y habilidoso Cristian Artaza. Es decir que el fondo azul estaba bien. Tampoco había problemas en el medio, donde apenas Bancario intentaba una disputa por el dominio del balón que, por lo general quedaba en poder de los volantes azules, aun cuando estos resolvieran de manera imprecisa. Porque Andrés Collado no aparecía y ese muchacho enfundado en la casaca número 10 de Deportivo que lucía un rubio vistoso en su cabellera, parecía no ser el Chavo. Sin embargo bastó un sorpresivo remate de media distancia que, tras superar al arquero, pasó rosando el travesaño, y una impecable ejecución de un tiro libre poniendo las cosas 2 a 0 para que ya nadie dudara de su exquisita identidad futbolística. El tiro libre, desde la posición de 8, le permitió colgar el balón arriba, al palo más lejano del arquero y arrancar aplausos. El Chavo había vuelto.

Bancario intentó una tibia reacción y en dos contras, Deportivo lo mató. Tallarico arrastró marcas abriéndose hacia la derecha, habilitó a Vizio que definió ante la salida de Leira, pero Galassi aseguró la conquista empujando el balón casi frente a la línea. Después fue Calabria, en su segunda intervención en la tarde, quien tapó un disparo bajo de Gabriel González y sacó una contra que le permitió al 9 azul hacer la personal y definir con disparo cruzado y bajo contra el palo derecho para cerrar la cuenta en 4 y marcar el segundo de su cosecha personal.

Nada más que decir. El último cuarto de hora estuvo de más. La historia no iba a cambiar. Deportivo, aun con un ritmo perezoso y con intenciones previsibles, ganó con autoridad y mostrando tener jugadores que buscarán consolidarse como equipo lo más pronto posible. Habrá que ver cuando el Chavo entre en sintonía y genere su fútbol desde el medio, cuando encuentre en Vizio el socio ideal para crear, cuando éste imponga su toque punzante y acompañe, cuando Galassi abra las defensas rivales, y cuando Tallarico recomponga su relación con la red adversaria al nivel del año anterior. Ahí puede llegar a aparecer un Deportivo temible de mitad de cancha hacia adelante. Por lo visto el domingo, lo de mitad de cancha hacia atrás, sigue siendo una incógnita a falta de exigencias mayúsculas, que seguramente las tendrán y veremos cómo responden. Hay jugadores. Falta el equipo.

Roberto F. Rodríguez. 

<

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez