La doble jornada del ’39

Noticias Pehuajo - Deportes - La doble jornada del ’39

Tal como recordábamos la semana anterior, cuando el boxeo de primer nivel, vale decir con un título del mundo en juego, llegó a los estadios de fútbol de nuestro país, fue todo un acontecimiento. Aquella calurosa jornada de enero de 1957 vio a nuestro gladiador Pascual Pérez retener la corona de los moscas al noquear en el primer asalto al galés Dai Dower en el estadio del Club San Lorenzo de Almagro. Luego defendería su cetro ecuménico en el estadio de Boca Juniors noqueando al español Youg Martin, e incluso en el nuevo siglo, más precisamente en abril de 2013, Sergio “Maravilla” Martínez defendería el cinturón ecuménico de los medianos venciendo por puntos al británico Martin Murray en el estadio de Vélez Sarsfield.

Sin embargo, la presencia del boxeo en los estadios de fútbol era anterior a Pascual Pérez, aunque no en peleas por títulos mundiales. La historia registra al inolvidable y querido Justo Suárez, “El Torito de Mataderos”, quien llegó a combatir en cuatro oportunidades en el estadio de River Plate, cuando esta institución tenía su cancha en el barrio porteño de Recoleta, en la intersección que formaban las entonces llamadas: Avenida Alvear y Tagle. En ese recinto, Justo enfrentó con éxito en 1929 al español Luis Rayo y al italiano Vittorio Venturi, luego ganó el título argentino de los livianos en 1930 al derrotar a Julio Mocoroa, el famoso “Bull Dog platense”, y perdió dicha corona en 1932, muy disminuido por una enfermedad que lo llevaría a la muerte, cayendo ante Víctor Peralta, “El Jaguar”, reconocido valor que había sido medalla de plata en los juegos olímpicos de Ámsterdam 1928.

Más allá de los resultados, son ejemplos que el boxeo ya visitaba estadios de fútbol en nuestro país, y Pehuajó no sería una excepción, porque hace ochenta años, en la primera semana de febrero de 1939 nuestra ciudad fue testigo de un hecho histórico a nivel pugilístico, puesto que en el estadio del Club Deportivo Argentino (por entonces se llamaba Sportivo) se realizó un festival boxístico a doble jornada, efectuándose la primera de ellas el viernes 3 y la segunda el domingo 5, las que contaron con la presencia de los mejores pugilistas locales de entonces y la presentación de una delegación oficial del Internacional Boxing Club que dirigía el renombrado técnico Alfredo Porzio, la cual fue presidida por Julián Mallona, ex boxeador profesional de reconocida trayectoria.

Tras enfrentamientos entre valores locales, el plato fuerte del viernes lo constituyeron dos de las principales figuras del boxeo lugareño: Edmundo Ramírez, que venía de cumplir una extraordinaria campaña en el torneo provincial de 1938, y Oscar Franllía, “El Pibe”, querido y admirado pugilista que, aún hoy, está considerado como el mejor boxeador de todos los tiempos nacido en Pehuajó, juicio que si bien puede ser discutido, no puede ser soslayado.

Ramírez dio una cátedra de boxeo superando al destacado pugilista porteño Ángel De Luca, conocido como: “Kid Bocina”, mientras que Franllía derrotó al capitalino  Héctor Eguía.

Luego subió al cuadrilátero el campeón provincial liviano Isaías González, de 9 de Julio, quien acompañó en una exhibición a 3 asaltos al por entonces reconocido profesional de categoría liviano Víctor Castillo, actuación que fue muy del agrado de la concurrencia.

Por último, en promocionada pelea de fondo, el fuerte pegador local Cipriano Lozano cayó ante el porteño Pedro “Bayo” Ayala.

En la segunda jornada, nuevamente abrieron el espectáculo las peleas entre valores locales, para luego realizarse el combate entre el pehuajense Cándido Penedo y el porteño Jesús López, un excelente pugilista que superó con absoluta claridad a nuestro representante sin dejar dudas de ninguna naturaleza.

Cerrando la presentación de los locales, el destacado mediano de tan buena actuación en el citado campeonato provincial, Francisco Borrajo sumó otra victoria para Pehuajó al superar sin inconvenientes al visitante Carlos Trillizzi, en pelea donde el local manejó la iniciativa e impuso de su boxeo agresivo y demoledor.

Por último, como plato fuerte de la noche, ganó la escena el reconocido actor Pedro Quartucci, quien hasta no hacía mucho había sido un importante pugilista argentino. De hecho había obtenido la medalla de bronce en los juegos olímpicos de 1924 en París. Quartucci, nacido en un circo el 30 de julio de 1905, supo combatir con un peso de 56,200 kilogramos que, distribuidos en su buena estatura de 1,76 metros, le representaban una ventaja para la categoría pluma debido al correcto aprovechamiento que hacía de su superior alcance de brazos, a lo que sumaba un adecuado manejo de los desplazamientos, buen boxeo desde afuera y eficaz aplicación del uno-dos. Pudo haber sido un notable boxeador a nivel mundial, pero el teatro pudo más y colgó los guantes para vestirse de actor.

Por eso en aquella jornada del 5 de febrero de 1939, en el estadio de Deportivo Argentino, Pedro Quartucci no boxeó sino que realizó una muy aplaudida demostración de baile en compañía de una joven pehuajense.

Queda claro que lo del boxeo en estadios de fútbol no es nuevo ni mucho menos. Hace 80 años, Pehuajó fue testigo de una doble jornada inolvidable. Cosas de la historia.

 

Roberto F. Rodríguez

<

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez