Jugar en la cueva

Noticias Pehuajo - Deportes - Jugar en la cueva

El pasado 18 del actual falleció en nuestra ciudad, el vecino José Manuel Gómez. Pepe. Un hombre de fútbol que supo dejar una impronta que merece ser recordada.

Por el claro criterio para jugar el balón y buen manejo de la pierna izquierda, llegó a la primera de su querido Defensores del Este como un 10 de los de antes, los que eran parte de la delantera, es decir: ubicándose entre “Tati” Precopio y “Semilla” Romero.

El fútbol había mostrado un gran cambio a partir del Mundial de 1958, donde empezó a emplearse el esquema 4-2-4, pero acá todavía se jugaba con el 6 casi en mitad de cancha, pegado al 5, por eso el deroense Mario Rodríguez se ubicaba al lado de Omar Rispal que era el “centrojás” del conjunto azulgrana, como aún se lo llamaba.

La aparición y rápido afianzamiento de un notable crack llamado Rubén Borghi ocurrido en 1966, obligaron a Pepe a cederle la casaca 10 y desplazó su posición para actuar como volante por derecha, disputando el puesto con Héctor Roldán, otro notable volante.

Para el año siguiente pasó a Boca Junior, integrando una delantera con: Carlos “Cohete” García, Gómez, Roque Mocheggiani, González y Jorge Celis, mientras que para 1968, siempre con la casaca auriazul, ocupó la titularidad en la ofensiva el puntero derecho Julio Fernández, saliendo González, por lo que García pasó a la punta izquierda, Celis retrasó suposición, mientras que Roque y Pepe mantuvieron sus respectivos puestos.

Para 1969 ya se había implantado el sistema de 4-2-4, y Pepe pasó a San Martín, institución con la que estuvo más identificado por haber jugado allí seis temporadas consecutivas. Sin embargo, el nuevo sistema lo llevó a la “cueva”, como se bautizó el espacio entre el 2 y el 3. Allí comenzó a jugar como segundo marcador central, función nueva en relación con lo que estaba acostumbrado, pero fue como encontrar su puesto. Su rendimiento creció hasta alcanzar un elevado nivel que supo mantener. Primero formó una dura zaga central junto a Reynaldo Torres, siendo los laterales: Luis Huguenín y José “Cortito” Malacalza o Raúl Cabrera; luego la dupla central fue con Huguenín, manteniendo un alto rendimiento, aun cuando las campañas de los rojos del parque no alcanzaban a satisfacer las ansias de campeonato que tenían sus hinchas.

Igualmente Pepe mostró su jerarquía y fue convocado al seleccionado local para un encuentro frente a All Boys de Santa Rosa, en Defensores, que ganaron los pampeanos por 3 a 1. Gómez ingresó en reemplazo de Mario Sosa.

Para 1974, con el desplazamiento de Género al puesto de segundo marcador central, y la presencia de Raúl Juan como primer zaguero, aquella exitosa dupla de Pepe con Luis debió ceder sus lugares, y San Martín conformó otro gran equipo integrado por: Perelló, Huguenín, Juan, Género y Gómez, Ferreyra, Héctor Beltrán e Ibagazza, Jaime, Demichelis y Rodolfo “Pollo” Rodríguez. Un gran equipo que, sin embargo, no alcanzó el relieve esperado. Pesaron muchos factores, pero quizá el decisivo ocurrió en la primera fecha, cuando perdieron el arquero dado que Perelló sufrió una seria lesión en un ojo al intentar tapar un remate de Teófilo Torres en el partido ante Defensores y no pudo volver. Esa ausencia resultó prácticamente decisiva, desde lo futbolístico como desde lo anímico.

No obstante, ese año Pepe volvió a lucir la casaca del seleccionado. Fue contra Los Toldos, en un amistoso disputado en Defensores que ganó la visita por 3 a 2.

Con más de 30 años de edad y unas cuantas temporadas en la división superior, el querido José “Pepe” Gómez, decidió retirarse tras la eliminación del equipo en el torneo. Restaban unos cuantos meses para volver a jugar y creyó que ya no retornaría. Sin embargo, luego de muchas charlas, la gente de Curarú terminó convenciéndolo para que jugara en Unión, un equipo que tenía la base del gran conjunto del año anterior, aunque sin el goleador Miguel Benítez, pero que había incorporado a Jacinto “Nino” Dameno. Aceptó y jugó parte del torneo que, como se recordará, fue interrumpido por la campaña de la selección local. No lo terminó. Con 33 años puso punto final a su trayectoria.

Atrás quedaban once temporadas en primera división, donde había sabido mostrar su habilidad como 10, despliegue y marca como 8, pero que encontró su lugar como zaguero en tiempos de cambios estructurales de los esquemas conocidos. Su puesto fue la “cueva”, y supo adaptarse rápidamente, exhibiendo notable ubicuidad para estar en el lugar justo y en el momento adecuado, cuando no se marca al hombre sino que se cubre el espacio. Firme en la marca, bueno en la recuperación, y criterioso en la entrega del balón, Pepe mostró como debía cerrar un zaguero cuando desbordaban al lateral. Tuvo su tiempo de gloria aunque nunca fue campeón.

Tan respetuoso como respetado, ejerció la capitanía de sus equipos con gran determinación y en apoyo de sus compañeros. Consciente, cuando su físico no respondió en tiempo y forma a la velocidad de reacción que le ordenaba su mente, decidió su retiro. Fue una tarde, cuando obligado a cruzar a espaldas del marcador lateral, vio que no llegaba a tiempo, y no quiso empañar su trayectoria con una falta descalificadora. Era el momento de decir adiós al fútbol.

Se marchó un jugador que quizá no tenga el sitio de relevancia en la historia que ocupan otros de su talla, pero que nunca podrá olvidarse.

Pepe Gómez fue un buen hombre, humilde, alguien que nunca buscó promocionarse ni llamar la atención porque su modestia y hombría de bien se lo impidieron, dado que, ante todo, fue un caballero. Y así deberá ser recordado.

Roberto F. Rodríguez.

FOTO

José Pepe Gómez.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez