Segunda parte

Fernando Belasteguín: “Cambio muchas cosas de mi profesión por jugar un partido con San Martín”

Noticias Pehuajo - Deportes - Fernando Belasteguín: “Cambio muchas cosas de mi profesión por jugar un partido con San Martín”

NOTICIAS dialogó extensamente con el número 1 del mundo en pádel, en sus vacaciones por Pehuajó. En esta segunda parte, cuenta sus inicios, el problema de las redes sociales, los reconocimientos y el amor por San Martín.

 

SUS INICIOS EN EL PÁDEL

- Todos hablamos de tu carrera profesional, pero ¿cómo arrancó tu vida en el pádel?

- Yo arranqué en la escuelita de pádel del Club San Martín. Jugábamos los torneos zonales. Cuando empecé a jugar en Santa Rosa, la Asociación de La Pampa nos da una invitación especial para la fecha del circuito argentino que ese fin de semana pasaba por ahí. Se disputaba en todo el país, pero no teníamos los medios económicos para jugarlo. No nos conocía nadie y ganamos el torneo. Ahí fue donde arrancó todo. Me vio el papá de Matías Díaz, con trece años empecé a viajar y con quince hice el debut profesional. Pasaron 22 años de eso y hace quince años soy número uno del mundo. Una locura.

 

- ¿Cuándo te fuiste a España?

- Tuve la posibilidad de irme a España en el 96, pero estaba terminando la Secundaria, la plata no nos alcanzaba para ir. Lo pospusimos y fuimos por primera vez en el 98, con Matías Díaz. Tuve la ayuda de muchas empresas de Pehuajó y me lleve muchas paletas para vender. Fui un mes en el 98 y dos meses en el 99. En 2000 hice dos giras de un mes y medio. En 2001, tuve la oferta de un español para jugar seis meses. Dije: voy, y me doy el gusto de jugar con los mejores. Acá estamos, casado con una española y con tres hijos. Se han pasado los años muy rápido.

 

- Increíble.

- Sí, increíble. Porque dije: voy a España, me divierto, juego con los mejores y entreno para ver si sirvo. Fue todo muy rápido. Hubo en una época en la que me había cansado del pádel. Había dejado todo y estaba con los estudios de ciencias económicas en Bolívar. Había dejado el pádel con 19 años, era número 1 de Argentina. Era como que no tenía más objetivos. Dejé el pádel como cuatro o cinco meses y me puse a jugar al fútbol en San Martín. Jugaba en Reserva. Y por esas cosas de la vida, en el 99 me llama Gattiker para jugar una gira en España. Me puse a entrenar y me metí en el pádel.

 

LAS NEGATIVAS

A LAS REDES SOCIALES

- Fuiste número 1 a los 22 años. ¿Es diferente la mentalidad de un chico de esa edad en esa época a la de ésta? Te pregunto más que nada por las redes sociales.

- Sí, es muy diferente. Hoy lo de las redes sociales es malísimo. Yo tenga una edad en que, en las redes sociales, estoy con un currículum bastante bueno y que lo usás como un soporte más para tus patrocinadores. Pero las redes sociales, para los chicos, son malísimas, porque si no sabés interpretar lo que te ponen te puede jugar en contra. La mayoría te ponen que sos un genio, ídolo y demás. Los más jóvenes que todavía no saben lo que es valorar el sacrificio, esfuerzo y la continuidad. Digo continuidad no a cinco días, sino a 365. Trabajar en silencio, ven que hacen dos pelotas buenas y ya le mandan que son un fenómeno. Pero perdiste 6/1-6/1. Eso les hace mucho daño, porque enseguida está el halago fácil. Si no lo tenés claro, si no viene de tu círculo más cercano, que dudo que llegue, te puede confundir y hasta te puede hacer chocar con la gente que está con vos siempre. A los chicos de 15 a 25 años que quieran ser profesionales les sacaría todo. Que se muevan en un círculo interno.

 

- Qué complicado serías como técnico. (Risas).

- ¿Yo? No. Soy un convencido de que si lo hacés bien, que seas un buen profesional te sirve para toda la vida. Saber valor el esfuerzo y el trabajo día a día.

- En vos, que diferencia encontrás de ese número 1 a los 22 años y ahora.

- Como todo en la vida, el pádel ha evolucionado. Antes un jugador de 37 años ya estaría cerca del retiro, hoy gracias al avance de la ciencia física y nutricional hace que pueda jugar cuatro o cuçinco años más. El pádel ha cambiado mucho, si lo ves solamente hoy, un punto no lo hacés por doble pique. La cancha ya nos queda chica.

 

- Por lo que me decís, tenemos Belasteguín por cuatro o cinco años más.

- Ojalá. Ahora estoy jugando con un compañero con el cual corro bastante menos. Creo que con Pablo Lima puedo jugar cuatro años más. Dos de ellos, ya los tenemos arreglados. Hasta los 41 puedo ser muy competitivo. En sí quiero jugar cuatro años más. Pero hay que ir año a año, porque la vida del deportista profesional es la única que conozco y voy a intentar alargarla lo máximo posible. Porque después de esto, no creo que encuentre algo que me llene tanto como la competencia.

 

LOS RECONOCIMIENTOS EN SU

VIDA Y SU AMISTAD CON CRUYFF

- ¿Qué fue para vos el reconocimiento del Barcelona?

- Increíble, no lo podía creer. Fue después de una fiesta que realizó Mundo Deportivo, donde me entregan un reconocimiento por mis catorce años como número 1, situación que no había ocurrido nunca en el pádel. A los dos días me llamaron de la secretaría del club para decirme que querían hacerme un reconocimiento. Te repito, no lo podía creer y que habían elegido el partido del Barsa con Arsenal por la Champions. Luego del reconocimiento volví a pie a mi casa. Vivo a cuatro cuadras. Volvía pensado: estuve con Messi, Neymar, Piqué, Iniesta que son recontra ídolos y todo eso gracias al pádel. Lo valoro y disfruto mucho por donde estoy y más por de dónde vengo. Eso me llena más.

 

- ¿Y lo de Cruyff?

- Me dolió mucho su fallecimiento. Fue una relación de cuatro o cinco años, la relación se inició a través de un conocido que tenía un club de pádel al cual él iba seguido. Me dejó muchas enseñanzas. Era un tipo súperinteligente. Muy volcado a lo profesional y los niños. Una persona que tenía muy en claro que al deportista, en general, suele tratárselo de tonto por no haber estudiado una carrera. Pero en muchas charlas con él, coincidíamos en que el deportista profesional, por la cantidad de decisiones que deber tomar en segundos o en una milésima de segundo, es inteligente. Por ejemplo, no te resuelve un problema de Matemática, pero ve espacios libres que no ve nadie. Y al mejor matemático del mundo le das una pelota y no sabe cómo picarla. Muchas veces la inteligencia se la mide por el grado de dificultad que tenga. Seas profesional en lo que seas, sos inteligente. Porque si no, no podría tomar la decisión correcta en el momento en que se necesita y en la disciplina que sea.  Johan me dejó muchas enseñanzas, una pena que esa enfermedad se lo llevó rápido. Era una enciclopedia y cada cena que teníamos me dejaba una enseñanza, no del deporte en general sino de la vida misma.

 

- ¿Y que Iniesta escriba el prólogo de libro?

- Otra cosa increíble. Yo soy un profesional del pádel, pero soy un loco del deporte en general. El pádel me ha dado la posibilidad de ingresar en la vida de personas que yo los considero ídolos. Soy un agradecido.

 

- Viniendo más acá. ¿Qué sensación tuviste cuando te  notificaron que una plaza en Pehuajó iba a llevar tu nombre?

- Me seguís nombrando cosas de las cuales yo no soy consciente. Sigo sin poder creerlo, aparte una plaza a 100 metros de mi casa, en el barrio de San Martín, y además eso queda para siempre. Cuando alguna vez a mis hijos se les ocurran venir a Pehuajó, van a tener la plaza con el nombre de su papá y ésas son cosas increíbles.

 

- No pudiste aguantar la emoción en la ceremonia…

- No, era imposible poder aguantar esa emoción. Yo tenía en claro que me iban a dar el micrófono. Digo: me preparo un discurso. No, voy y que me salga  lo que sea. He tenido la suerte de que me reconozcan en sitios como en el Fútbol Club Barcelona, que te reconocen por el pádel, porque en definitiva no han tenido acceso a vos. Pero que te reconozcan en la ciudad tuya, donde has nacido, te has criado y te conocen más como persona, a mí me llega más. Es un orgullo personal.

 

EL CLUB DE SUS AMORES

- ¿Cómo lo ves a San Martín para este año?

- Ojalá que lo mejor. Yo lo digo siempre, he tenido la suerte de hacer deporte a nivel profesional, pero tengo la espina de no haber jugado en la Primera división.

 

- Pero… ¿Mauro Ferracci no te querrá?

- Está complicado, porque quieren salir campeones y yo no sé si estoy para jugar en un equipo que tiene esas expectativas. (Risas).

 

- Pero lo traés a Puyol y hacen la zaga central.

- No estaría mal. (Risas). Ahora que se retiró, le cambio unos partidos de pádel y que venga a jugar a San Martín. Lo tengo que convencer para que venga a jugar desde el Petit. Pero primero hay que entrar al Petit. (Risas). Es algo que me quedó siempre. Cuando dejé el pádel, esos cuatro o cinco meses, me puse a jugar al fútbol en la Reserva, yo era un burro que la pateaba para arriba. Le daba a la pelota y a jugadores. Me hubiera encantado jugar en San Martín. Es el día de hoy que, te digo, yo te cambio muchas cosas de mi profesión por jugar un partido con San Martín.

 

- Por la amistad que tenés, ¿le pusiste presión al técnico?

- No, a Mauro no le dije nada. Estuvimos comiendo, compartiendo momentos, pero no le dije absolutamente nada. Aparte era justo cuando le habían anunciado ser técnico. Le deseo suerte y más que suerte, se necesita mucho trabajo. Espero que planifiquen bien y que sean lo más competitivos posible.

 

- ¿Lo seguís?

- Por supuesto. Los sigo por las páginas web y he visto las finales por streaming. Yo estoy afuera, pero siempre estoy pendiente de lo que ocurre en Pehuajó. 

.

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,30 17,70
Euro 20,70 21,70
Real 450,00 585,00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez