El reencuentro

Noticias Pehuajo - Deportes - El reencuentro

No voy a expresar que Deportivo Argentino, tras la notable victoria del último domingo sobre Balompié de Bolívar se reencontró con su público, porque su público está siempre, pero sí me creo en condiciones de afirmar que, con su producción futbolística, el azul se reencontró con el gusto de su público. Un público consciente de que Deportivo Argentino está en condiciones de ganar cualquier partido del torneo, e incluso de golear, porque tiene un poder ofensivo como pocos, pero no siempre consigue gustar, aun cuando gane y golee. Quizá porque su gente se acostumbró a un estilo que es la marca histórica registrada con que se identifica a la institución. Tal vez porque el recuerdo de grandes glorias que vistieron la casaca azul desplegando una técnica exquisita sobre el césped aparezca como una imagen casi fantasmal en la memoria de los hinchas y la comparación surja de manera espontánea, aunque no todos se atrevan a expresarla. Pero es pasado. El Deportivo del último domingo es, sin dudas, el presente que soñaron sus seguidores para este torneo, con un equipo que, si bien otorga muchas veces ventajas a la hora de defender, cuenta con una estructura ofensiva, de mitad de cancha hacia delante, capaz de convertir más goles que los que le pudiera tocar sufrir en su propio arco, cómputo matemático que significa que el Depo será el ganador del partido.

Quizá cueste elegir una figura tras las victoria por 4 a 1 a que hice referencia, pero no podemos negar que, tal como lo hemos expresado durante el año, el equipo azul cuenta con dos puntales fundamentales para sostener su estructura y tener netas chances de ganar en las dos áreas: el goleador Juan Martín Tallarico en el área rival, y el arquero Víctor Volpe en la propia. El domingo volvieron a demostrarlo.

Tallarico, implacable artillero de la Liga Pehuajense, no sólo es decisivo en el área rival, donde hacer pesar toda su potencia goleadora, sino también cuando se tira atrás para recibir el balón y poner proa hacia el arco rival, porque una vez que arranca ya resulta muy difícil poder detenerlo. Un delantero que sabe jugar con la pelota, tanto para construir una pared o habilitar a un compañero. Entonces pesa en todos los sectores de la cancha donde actúa y eso complica a sus rivales a la hora de marcarlo. Todos saben que resulta clave marcar bien a Tallarico, pero les cuesta demasiado encontrar una manera eficaz.

Volpe, por su parte, es la garantía de confianza, el hombre que parece agigantarse en los momentos difíciles dando una imagen de llenar su arco de tal manera que no se ve resquicio alguno por donde vulnerarlo. Y eso afecta también la confianza de los delanteros rivales.

Sin embargo, Deportivo mostró mucho más que a Volpe y Tallarico. Deportivo fue, por momentos, mucho más equipo que nunca. Y el adversario lo sintió.

Balonpié trató de hacer lo suyo. Ganar en la zona media, administrar bien el balón cuando les tocaba tenerlo a sus jugadores, y distribuirlo con pases seguros buscando el momento de habilitar a sus peligrosos delanteros, especialmente a Facundo Iriarte. Y durante gran parte del primer tiempo le funcionó. No obstante, Volpe no pasó sobresalto alguno. La más clara que intentó hacer la visita, en un desborde por derecha con un buscapié hacia el corazón del área, derivó en un rápido contragolpe azul por izquierda por parte de Tallarico que habilitó a Ferrara que, entrando por derecha pudo ganarle a su marcador pero remató muy alto, cuando el arquero Aranas nada podía hacer.

Sobre el final de la etapa, Tallarico generó una falta casi sobre la media luna del área rival y tomó la ejecución del tiro libre abriendo el marcador con disparo bajo que, tras desviarse, se metió contra la base del palo izquierdo.

Al comienzo del segundo tiempo el azul pudo liquidarlo pero a pesar de la excelente definición de Orellano, el árbitro Castelli, a instancias del línea, anuló la conquista por posición adelantada que, a golpe de vista, desde mi posición, no existió.

Benítez y Orellano volvieron a inquietar a Aranas, y cuando parecía que el local ampliaría la ventaja, una mano de Vizio en su propia área cuando se cumplía el cuarto de hora, le otorgó a la visita la chance de empatar mediante un tiro penal. Iriarte pretendió asegurar con remate bajo y violento al medio del arco, y Volpe, que se había arrojado hacia su derecha, terminó despejando con el pie.

El dueño de casa aprovechó el momento anímico y Vizio, con espacio y tiempo, habilitó a la perfección a Ferrara por derecha, y aunque el primer disparo del delantero dio en Aranas, en segunda instancia logró convertir. Fue la tranquilidad que necesitaba, pero ello llevó a la visita a jugarse a todo o nada. Fue nada, porque Volpe sacó arriba de manera increíble un cabezazo de Iriarte que parecía destinado al gol, y aunque en su desordenado ataque Balonpié logró el descuento por intermedio de Abelenda, el local lo liquidó con dos contragolpes fulminantes. Tallarico marcó el tercero tras habilitación de Ferrara, y Orellano cerró la cuenta al recibir de Tallarico.

Deportivo ganó muy bien. Pero la pregunta es: ¿Jugó mal Balonpié? Y no tengo una respuesta contundente. Sería fácil afirmarlo con el resultado puesto, pero creo que la visita intentó jugar lo mejor que pudo y fue superado notoriamente, lo que realza aún más la victoria azul, máxime en esta instancia definitoria.

 

Roberto F. Rodríguez

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez