Delem no se equivocó

Noticias Pehuajo - Deportes - Delem no se equivocó

El fútbol pehuajense lo descubrió tarde. Para entonces, Jorge Gottardi, un delantero nacido en la localidad de San Bernardo (estación Guanaco) de nuestro distrito, había mostrado sus condiciones en los campeonatos dela Ligade la vecina ciudad de Carlos Casares. Allí puso de manifiesto un muy buen manejo del balón, pero esencialmente una habilidad acompañada por la suficiente inteligencia como para hacerla efectiva, desequilibrando desde mitad de cancha hacia delante por su capacidad de desorientar al adversario con una maniobra imprevista, casi fuera de manual. No tardaron en avizorar en él un gran futuro que excedía los límites dela Liga, por lo que llegó la oportunidad de probar surte en una institución grande: River Plate.

Rápidamente mostró las características que lo habían llevado a dicha entidad, pero el puntero izquierdo brasileño Vladem Lázaro Ruiz Quevedo, más conocido como "Delem", figura de River en los años 60 y encargado posteriormente de descubrir talentos en las divisiones menores del club millonario, encontró en Gottardi un muy proyecto ofensivo o, mejor dicho, contraofensivo, por considerar que era lo que mejor se adaptaba a las características del delantero pehuajense, es decir: explotar en principio su velocidad, pero fundamentalmente el manejo de ambos perfiles. Y Delem era palabra más que autorizada en la materia, siendo muy respetadas sus decisiones.

Así fueron puliendo lo que podía llegar a ser en un futuro un arma letal. La idea básica era que dicho delantero, aprovechando su experiencia como volante ofensivo, replegara su posición hacia el medio campo, pero con un único objetivo: tocar y picar en búsqueda de la descarga a la zona de definición, donde duelen los pelotazos a espaldas de los defensores. La práctica le dio la razón al técnico, dado que si el pase era bueno, Gottardi se encargaba de sacar el mejor provecho del mismo, tanto si veía la posibilidad del remate hacia el arco o bien cruzando un centro a la carrera hacia el corazón del área.

Llegó ala Terceradivisión del club e integró el equipo de Reserva también, compartiendo ese halago con el arquero Luis Landaburu, el marcador lateral Víctor Bottaniz, el delantero Mario Finarolli y un pibe que jugaba como volante ofensivo y de quien los técnicos hablaban maravillas: Alejandro Sabella.

A comienzos de la temporada de 1974, cuando Jorge contaba con 20 años, llegó el momento de tomar una determinación en cuanto a los futbolistas que pasarían a integrar el plantel superior de la entidad, que buscaba cortar una racha de muchos años sin títulos, algo a lo que la gente de River no estaba acostumbrada. Gottardi fue convocado a la pretemporada pero finalmente no quedó seleccionado para Primera. Sin embargo, rápidamente se abrió una posibilidad en Quilmes, institución que se encontraba en el Primera B pero que tenía como gran objetivo ascender a Primera, por lo que sus dirigentes habían aprobado diversas incorporaciones.

En ese plantel brillaban dos volantes de notables condiciones: "el Indio" Omar Hugo Gómez, aquél que jugaba con botines blancos en tiempos en que ese detalle era poco menos que una exposición al escarnio voraz de la hinchada rival, y Julio Ricardo Villa, quien llegaría a ser campeón del mundo con el seleccionado argentino en el Mundial de 1978, realizado en nuestro país.

También estaban en ese plantel: el lateral Ricardo Lupo y un delantero que luego sería muy conocido por los pehuajenses: Héctor Francisco Martiarena.

Gottardi tuvo su oportunidad en la segunda etapa del torneo, cuando Antonio D’Accorso reemplazó al técnico Francisco Pizarro, formando un tándem ofensivo con "la Pantera" Miguel Ángel Filardo.

Tras un año en Quilmes, donde jugó siete partidos, regresó al fútbol pehuajense y se incorporó al gran equipo de Atlético Mones Cazón, que finalizaría siendo subcampeón. Ese mismo año fue convocado a la selección local que dirigía Roberto Dirassar, pero sólo pudo jugar ocho partidos, en los que marcó cuatro goles. Un desgarro en la pierna derecha y un retorno apresurado conspiraron contra su continuidad, quedando al margen de una de las etapas más brillantes del fútbol lugareño.

Pasó por las Ligas de 9 de Julio, Tres Lomas y por el fútbol pampeano, cumpliendo buenas actuaciones, pero cada vez le pesaba más soportar las secuelas de aquella vieja lesión. Volvió entonces a Pehuajó para retirarse con la camiseta de Estudiantes Unidos, ante una afición local que sólo fue testigo de un pequeño segmento de su carrera deportiva. Aun así, supo ganarse el respeto y aprecio de la gente.

Fue un puntero complicado para marcar, con precisión para enviar los centros y una buena capacidad de definición, características estas que a más de uno llevaron a la gloria, aunque Jorge no fue ese caso. Pero le sobró para quedar definitivamente entre las figuras más destacadas de la historia del fútbol pehuajense. Lo que no es poco.

Roberto F. Rodríguez.

<

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez