¡Dale, Pelado, no pares nunca más!

Noticias Pehuajo - Deportes - ¡Dale, Pelado, no pares nunca más!

De haber jugado en los años ’90, seguramente la hinchada hubiera coreado el tema que hizo conocer a la banda rosarina “Vilma Palma e Vampiros”, porque en la pegadiza letra de “La Pachanga” se cantaba aquello de: “…dale Pelado, no pares nunca más”. Es que parecía que el querido Pelado, como se apodaba a este volante de pronunciada calvicie, manejaba el ritmo de su equipo desde la zona central del campo de juego. 

 

Llamado Alberto Oscar Dadone, como futbolista llegó a jugar en la Segunda división del fútbol argentino, por entonces la Primera “B”.

La entidad que cobijó sus sueños fue el albo de Floresta: All Boys. Allí apareció para jugar en primera en el año 1961 en un campeonato muy difícil. Su idea era lucir la casaca número 5 pero para entonces All Boys había contratado al veterano mediocampista Horacio Anacaris Reymundo, quien llegó precedido de un gran prestigio conseguido tras sus campañas en Primera A con los equipos platenses, dado que había actuado en Gimnasia y Esgrima y Estudiantes. La consecuencia era esperada: el volante central fue Reymundo.

En ese tiempo también estaba Pablo Zilinkas que, al igual que Dadone, pertenecía al club, pero ambos debieron conformarse con oficiar de laderos del afamado platense, es decir: Dadone como 4 y Zilinkas como 6, según el dibujo táctico que se empleaba en esos años.

Debutó el 15 de julio de ese año frente a Dock Sud con victoria por 4 a 0 en Floresta, pero una semana después su equipo cayó por 4 a 2 como visitante ante Platense y el ya apodado como “Beto” Dadone, dejó la titularidad.

Reapareció sobre el final de la primera rueda y aunque no estaba Reymundo, el volante central era Zilinkas, por lo que siguió ocupando el lateral derecho. All Boys perdió ante Unión en Santa Fe y luego fue goleado por Dock Sud. Estuvo en los empates ante Tigre y Central Córdoba, y salió del equipo. All Boys finalizó penúltimo pero salvó la categoría.

Sin posibilidades de ir a otra institución de la misma división, marchó hacia el interior.

En la segunda mitad de los años ’60 llegó a la Liga Pehuajense para integrar el plantel de Maderense que tras haber sido campeón en 1965, pretendía mantenerse en lo alto.

Oscar “Maravilla” Mattioli, Juan Carlos Córdoba y Andrés “Chiche” Mónaco; Cejas, Alberto Dadone y Gerez; Luis “Baby” Piñeyro, Nerio Guillermini, Ovidio Zabala, Norberto “Titi” Guzmán y Vitale, fue la formación más habitual que presentó la entidad albiverde bajo la conducción técnica de Roberto Dirassar.

Un torneo con diez participantes que resultó muy disputado. Faltando una fecha, Progreso era el líder escoltado a un solo punto por Maderense y Calaveras, pero en la fecha final, mientras Calaveras debía visitar a KDT, Maderense recibiría al puntero. Un estadio colmado vio ganar al albiverde y coronarse campeón al perder Calaveras.

Ante la inclusión del campeonato argentino de selecciones en el primer cuatrimestre del calendario, la selección pehuajense fue su nuevo destino en 1968. No formó parte de los encuentros preparatorios pero quedó confirmado para el debut. La campaña fue breve, dado que se jugaba por eliminación a partido y revancha. Dadone estuvo presente en los cuatro cotejos. Caída en Carlos Casares por 2 a 0 y victoria por 6 a 2 como local. Empate en Bragado 1 a 1 y derrota 2 a 1 en Pehuajó, lo que dejó afuera al albiceleste.

Para el torneo local, que comenzó enseguida, el campeón mantuvo casi todo el plantel e incorporó al delantero Pedro Martorelli, pero su arquero, Oscar Mattioli, pasó a Progreso. La campaña no fue buena y para 1969 Dadone también se fue con los vecinos albirrojos.

Con una formación compuesta por: Yanelli, Ramazziotti, Juan Carlos Laubenheirmer, Constantini, y Rodríguez; Alanís, Dadone, y Tomás Arive; Carnés, Sienra y Razquin, Progreso no llegó a cubrir las expectativas creadas pero quedó en claro que había futuro.

Al año siguiente mantuvieron una notable paridad con sus vecinos, definiendo el torneo en dos finales y un desempate que se resolvió por una larga serie de penales donde se impuso Maderense.

Sin embargo, en 1971, Progreso de Juan José Paso gritó finalmente la palabra soñada: ¡Campeón!

Lamón, Alanís, Giménez, Costantini y Hernández; Pérez, Dadone y Martín; García, Sienra y Murias, fue una de  las formaciones titulares.

Con un físico minado por viejas lesiones dejó nuestras canchas donde supo mostrar un notable sentido de la ubicación, gran capacidad de marca y recuperación del balón, inteligencia y precisión para el toque justo en la distribución del juego y un gran equilibrio entre la serenidad y la dinámica.

Alberto Oscar Dadone, “el Pelado”, fue un grande que dejó una impronta imborrable en el fútbol pehuajense.

Roberto F. Rodríguez.

FOTO

Alberto Oscar Dadone. (Archivo).

<

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez