Choque técnico filosófico

Noticias Pehuajo - Deportes - Choque técnico filosófico

Es difícil despojarse de emociones cuando uno ama el fútbol en toda su dimensión. El eco de acelerados latidos del corazón parece seguir retumbando en el pecho cuando surgen en la mente las imágenes atesoradas de una tarde inolvidable. Una tarde donde Deportivo Argentino y Defensores del Este se jugaron la chance de acceder a semifinales del torneo local. Demasiado en juego para sólo 90 minutos. Sin embargo, no hubo especulaciones. Cada uno salió a hacer lo suyo pero pensando en el arco rival. Y todos sabemos qué pasó, porque a nadie escapa el saber que Defensores clasificó luego de superar a su difícil rival a través de una extensa definición con disparos desde el punto del penal por9 a8, dado que el encuentro, en su tiempo reglamentario, finalizó3 a3.

¿Qué vimos el domingo? Un choque que bien puede denominarse: técnico, filosófico.

Desde el aspecto técnico, es decir desde el conjunto de procedimientos que se emplean para una determinada actividad como bien puede ser el fútbol, en especial si están sostenidos por la práctica suficiente, Defensores del Este sacó ventajas, porque entiendo que pudo aplicar recursos válidos en momentos claves a través de sus mejores hombres.

Lo de Deportivo fue elevadamente filosófico, con fidelidad a su estilo, a ese estilo que ha caracterizado a sus escuadras y las ha distinguido por sobre las demás. Un estilo como norte vital de su casi centenaria existencia. Y ahí fue el azul el que sacó ventajas. Y si bien las ventajas, tanto de uno como las del otro, no les alcanzaron para ganar el partido en sí, les resultaron imprescindibles para no perderlo y llegar a la definición estipulada.

Defensores sabía que debía reducir espacios donde la calidad futbolística de los dos volantes rivales (Vizio y Collado) impone su supremacía y desequilibra. Y Deportivo era consciente de que no podía dejar de vigilar a los dos eficaces delanteros adversarios (Naser y Padín) capaces terminar en gol cualquier oportunidad a su alcance. Es decir que había una diferencia territorial hacia donde el uno y el otro debían poner su mayor atención. No pudieron o no supieron. A pesar de ello, estos dos últimos estuvieron cerca de abrir el marcador antes de los diez minutos de juego.

Entonces llegó el tiempo de Deportivo. Fue un cuarto de hora. El comprendido entre los minutos 9 y 24. Allí mostró un funcionamiento compacto apoyado en el alto rendimiento de sus principales figuras. El azul fue el dueño de la pelota y del partido en ese lapso. Su trabajo no sólo lucía sin aparentes errores, sino que complicaba a la defensa azulgrana y generaba espacios con asombrosa facilidad. Fue sobre los10’cuando el ya impredecible Visio, que no paraba de hacer daño desde tres cuartos de cancha, metió un pase gol para la llegada en solitario de Orellano por derecha, quien con tremendo disparo a la carrera incrustó violentamente el balón arriba, contra el segundo palo de Tolosa. Hughenín sacudió el travesaño luego con un peligroso cabezazo, y finalmente, sobre los23’Tallarico, ante dos marcadores que pretendieron ahogarlo contra la raya de fondo, resolvió de rabona, metiendo un centro justo para que Galassi, con impecable frentazo, depositara el esférico contra la base del palo derecho.

Todo era azul. Pero los errores que no había cometido Deportivo, se concentraron en uno solo cometido de inmediato, y fue dar por muerto a su rival, porque de no haber sido así no se explican las desatenciones que siguieron.

Sin el primer zaguero Medina en cancha, retirado por lesión, la defensa azul tardó en acomodarse. Descuidaron la espalda del lateral González, y por allí Colombano encontró el camino a la gloria. Un centro suyo no pudo ser despejado por Martínez, y Naser, solo, fusiló a Calabria cuando la hinchada azul aún festejaba el segundo gol.

El mismo Naser tuvo el empate en sus pies pero su tremendo disparo fue sacado en gran forma por el uno de Deportivo, igualando el duelo personal.

Vizio, enterado del estado actual de las cosas, apuró el trámite y gestó el tercero. Maniobró con inteligencia cerca del área y cuando vio que todos se movían, habilitó a González que llegó por el callejón derecho, aún sin vigilancia azulgrana. El lateral recibió y metió un centro justo al corazón del área que Tallarico transformó en gol.

Con el3 a1, ahora sí, era de suponer que el rival estaba muerto, pero la suposición es el origen del fracaso. Bastó con ver los rostros de los hombres del Defe, leer sus expresiones, y traducir sus gestos como para convencerme que el azulgrana estaba vivo.

Reanudado el juego, Naser buscó a Colombano a espaldas de González y, el delantero fusiló a Calabria. Otra vez la hinchada azul vio interrumpido su festejo.

Al inicio de la segunda etapa, Galassi pudo ampliar diferencias pero falló mano a mano ante Tolosa. Entonces fue el turno azulgrana y Padín, en la primera que recibió limpia, mandó el balón al fondo del arco azul.3 a3.

No hubo más emociones hasta el final porque no hubo puntería. Ambos siguieron con lo suyo. Defensores aferrado a su oficio y a sus más genuinos recursos, y Deportivo fiel a su filosofía y apoyado en la categoría de sus mejores intérpretes. Ambos buscaron inclinar definitivamente la balanza. No pudo ser.

Los penales decretaron la victoria azulgrana. Un equipo que mostró una clara superioridad en la conducción espiritual dentro del campo de juego, sacando de sus hombres el máximo esfuerzo humano, en especial cuando Deportivo, mostrando una admirable rotación, toque inteligente, y mucha presencia en territorio rival, era dueño del partido. Un partido inolvidable del que siempre les estaremos agradecidos.

Roberto F. Rodríguez.

 

.

VOLVÉ A MIRAR PEHUAJÓ DEBATE

.

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,25 17,65
Euro 20,60 21,60
Real 555,00 605,00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez