Box en el Gasómetro

Noticias Pehuajo - Deportes - Box en el Gasómetro

El 30 de enero de 1957 se disputó en la ciudad de Buenos Aires, la segunda pelea con un título mundial de boxeo en juego que se realizaba en nuestro país y que, naturalmente, tendría como gran protagonista al campeón mundial de peso mosca, el mendocino Pascual Pérez, para muchos, el boxeador argentino más completo de todos los tiempos.

Pero la pelea tuvo otra particularidad: fue la primera en realizarse en un estadio de fútbol, dado que el escenario elegido fue el mítico “Gasómetro”, estadio que el Club Atlético San Lorenzo de Almagro poseía sobre Avenida La Plata en la referida capital.

Pérez, que había obtenido el título mundial en Tokio en 1954 ante el japonés Yoshío Shirai, venía de defenderlo con éxito ante el mismo ex campeón, al que volvió a vencer nuevamente en la capital japonesa, para derrotar luego a dos renombrados desafiantes: el filipino Leo Espinoza en Buenos Aires y el cubano Oscar Suárez en Montevideo.

Cuando llegó el turno de defender su corona ante el nuevo aspirante, Pérez aun estaba invicto como profesional, sumando 40 victorias y un empate, pero su desafiante era toda una incógnita.

Conocido como Dai Dower, según el nombre de batalla, su nombre real era: David William Dower. Había nacido en Abercynon, Gales, en el Reino Unido, el 20 de junio de 1933 por lo que al momento de su pelea por el título mundial contaba con 23 años de edad.

Boxeador profesional desde 1953, había debutado en ese campo el 16 de febrero derrotando por knock out a John Vernon en Cardiff. Desde entonces llevaba un registro de 34 peleas con 33 victorias, 12 de ellas antes del límite, y una sola derrota.

En 1954 se había coronado campeón del Imperio Británico de peso mosca, y un año después, al derrotar por puntos a Nazzareno Giannelli en Kensington lograba ceñirse la corona europea de la misma categoría. Título que perdería en octubre del mismo año al ser noqueado por el español Young Martin.

El 16 de julio de 1956, Dower había hecho su última pelea al vencer a Joseph Dionisio y no registró actividad en los meses inmediatos, pero mientras el titular europeo, Young Martin, procuraba obtener una chance mundialista ante Pascual Pérez, los promotores de Dower se adelantaron en las negociaciones y consiguieron una oportunidad para su representado.

De esta manera, el galés se encontró frente a una oportunidad que no esperaba. Y su público tampoco. Las seis victorias obtenidas luego de perder la corona europea no habían convencido demasiado y la prensa británica se mostró muy escéptica a la hora de evaluar las chances que tenía Dower de vencer a Pérez.

La sola presencia de una figura como: “el gran Pascualito”, tal como se lo apodaba, aunque también se lo llamaba “el león mendocino”, generaba una importante convocatoria de público, pero el hecho de haberse elegido la cancha de San Lorenzo para escenario del combate, era una apuesta grande.

Mucha gente llegó aquel 30 de enero de 1957 para ver la pelea ante un rival que parecía avalado por un importante record, pero solo en números, porque en realidad no figuraban allí nombres importantes para el boxeo internacional de aquellos años. Aún así la gente iba, porque quería ver a Pascual.

Una tarde mucho calor no fue obstáculo para la concurrencia. El público, estoicamente se aguantó la temperatura desde muy temprano, siendo testigos luego de las distintas peleas preliminares que contenía el programa entre pugilistas que, para la gran mayoría, eran prácticamente desconocidos.

Cuando llegó el momento esperado, Dower subió al ring y comenzó a moverse, notándose claramente que el delgado boxeador galés poseía una estatura superior a la del argentino, en más de diez centímetros por lo menos, según avizoraban los ojos curiosos de los espectadores más cercanos. 

Un grupo de efectivos policiales que parecían una formación compacta, estrictamente de uniformados, irrumpió por uno de los pasillos dejando suponer que, entre ellos, iba caminando el campeón mundial, el cual no se veía por la cobertura de los nombrados.

Al llegar el momento ceremonial de entonación de los himnos respectivos, algunas gotas de lluvia comenzaron a caer sobre el estadio. Nadie se movió. Mucho se esperaba de esta pelea. Pero el desarrollo del combate los sorprendió a todos.

El británico, movedizo y precavido, intentó marcar la distancia con su jab de izquierda y de hecho pareció conseguirlo en los primeros pasajes del round inicial, porque Pérez no conseguía acercarse. Sin embargo, cuando Pascual lo tuvo a tiro: se terminó la pelea. Fue una derecha tremenda. Abierta y hasta casi ampulosa que llegó desde afuera hacia adentro convertida en un verdadero mazazo que hizo impacto en la mandíbula del desafiante. Para algunos comentaristas fue un swing perfecto. Lo cierto es que Dower cayó de espaldas sobre la lona y el árbitro Alfonso Araujo llegó con su cuenta a diez decretando la victoria de Pascual Pérez por knock out en el primer asalto. El combate duró apenas 2 minutos y 48 segundos.

Así culminaba la primera pelea mundialista realizada en un estadio de fútbol de nuestro país, aunque no sería la única ni habría que esperar mucho, porque en ese mismo año, Pascual Pérez le daría la chance al español Young Martin, aunque no sería en el “Gasómetro” sino en “La Bombonera”, pero esa es otra historia.

Roberto F. Rodríguez. 

<

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez