José Boses y el itinerario de la guitarra local

Noticias Pehuajo - Cultura - José Boses y el itinerario de la guitarra local

Hay elementos para suponer que en Pehuajó la guitarra académica, es decir tañida con técnica incorporada a través del estudio sistemático, tuvo presencia temprana. Coexistió con otra guitarra, popular, bastante más difundida y continuadora espontánea de la guitarra gaucha, ejecutada “de oído”, a veces con púa, casi siempre para acompañar a un cantor, por músicos intuitivos, entre los que hubo virtuosos y muy genuinos (en el presente pervive esta cualidad en ejecutantes que, sin formación, hacen un aporte vívido a la música nativa y de otros géneros).

JOSÉ MARÍA BOSES

Entre los primeros cultores de una guitarra “elaborada”, si cabe la expresión, se hallaban los discípulos de “Chichilo” De Gregorio, un relojero inclinado a las artes, radicado en Pehuajó en 1891 quien, décadas después, en los fondos de una joyería-relojería que heredó de su padre y regenteó hasta su muerte en 1940, en Alem al 600, dictó entre otras disciplinas clases de guitarra difundiendo especialmente los métodos de Carulli y Carcassi de la escuela clásica italiana. Por allí pasó José María Boses, un ferroviario a quien todavía debemos un reconocimiento como hombre valioso de la cultura local que llegó a musicalizar audiciones de “Las dos carátulas” en LRA, Radio Nacional.

Boses, padre de José, fue uno de esos talentos capaces de fraguarse a sí mismo en circunstancias hostiles, en la soledad de un pueblo de la llanura. ¿Cómo hacía un ferroviario para apartar las manos del rudo trabajo entre rieles y posarlas sobre el encordado con maestría y sensibilidad? es un asunto que emociona con sólo pensarlo. Un obrero que al culminar la jornada laboral mutaba en sobrio y afable profesor de guitarra, “atrás de las vías”, en su modesta casa de la calle cortada. Tan capaz de ejecutar a Bach, Albeniz, Handel, como tangos y valses de moda. Aún se recuerda una dupla musical con Jacinto Sánchez, otro animado exponente de la guitarra aunque popular y noctámbula.

Boses padre, que entre otras virtudes musicales componía con esmerada notación musical, como consta en los originales que se conservan, ejecutaba la obra completa de su contemporáneo Abel Fleury, célebre compositor argentino oriundo de Dolores y que en más de una ocasión llegó hasta Pehuajó para visitarlo y sostener guitarreadas sin límites de tiempo.

DE TAL PALO…

De esa madera es astilla José Félix Boses, quien en los años 60 hizo el mismo derrotero que cualquier pehuajense con inclinaciones musicales: las clases en la vieja Escuela Municipal, los profesores de rigor, Logiocco y Di Santo. Hasta que condiciones y dedicación lo llevaron por el camino serio y profundo de la guitarra cuando el instrumento gozaba de un extraordinario auge en la Argentina, coincidiendo con una época también prolífica de la música folklórica. Sin embargo, aquí en Pehuajó, la guitarra académica y el repertorio instrumental habían declinado por completo. José retomó esa senda y durante años fue el referente excluyente, capaz de abordar un repertorio clásico como las especies musicales de esta tierra.

Se prodigó en conciertos y festivales folklóricos cuando el público todavía no era conminado a histerizarse y una multitud respetuosa podía ofrecer silencio ante la ejecución instrumental de un estilo o una milonga.

Promediando la década del 70, cuando prevalecía la enseñanza “por tonos”, para “acompañamiento” como se decía entonces, se incorpora a la docencia en forma particular en la trastienda de “Casa Trío” de Jorge Adam y décadas después en el ámbito oficial, en el Conservatorio de Música. Desde un comienzo, su aporte pedagógico implicó un cambio cualitativo en la formación guitarrística local.

Con José como docente se resignifican los viejos trabajos de Rodríguez Arenas, los aportes técnicos que había sistematizado el uruguayo Abel Carlevaro, algunas “joyas” precursoras de la guitarra transcriptas de lauderos y vihuelistas, los estudios introductorios de Tárrega, Sor, Llobet y Segovia, propios de la escuela española, más un enfoque integral del instrumento; superando el puñado de partituras folklóricas que hasta entonces -no sin dificultad- llegaban hasta los alumnos, con cierto esquematismo y deslindadas de la formación teórica. Su enfoque, naturalmente, abrió un panorama más amplio del instrumento. Hoy multiplicado y enriquecido con el aporte de otros docentes que se fueron incorporando al Conservatorio sumando conocimientos y otras postulaciones estéticas.

Pero además de su apuesta a la promoción de la guitarra abordada con seriedad, corresponde destacar su decisión de no hacer un recorrido individual aislado de la comunidad. Buscó compartir los avances propios y del alumnado en periódicas muestras. Convocó en reiteradas oportunidades a su profesora, la concertista Irma Costanzo, lo que constituyó un raro “privilegio” para el público pehuajense. Y promovió múltiples eventos guitarrísticos, entre ellos esta sede de “Guitarras del mundo” que pergeñó nacionalmente el talentoso Juan Falú.

Su accionar tiene resultado mensurable: la existencia de una nómina de jóvenes músicos que han vuelto a reposicionar la guitarra académica en nuestro medio –con enfoques inclusive diferentes y hasta contrapuestos–, expresando, como corresponde en todo movimiento vivo, la amplitud de criterios estéticos y conceptuales a propósito de la música y del arte. Y algo más: hay un público predispuesto y seguidor de “la guitarra sola”, aun cuando los modeladores de gustos y modas, en el mundo, impulsan otra cosa.

Hay que consignarle una deuda. Una “suit surera”, cuya vértebra basal ya suena en una milonga titulada “Pehuajó”. La culminación de ese trabajo reivindicativo de las especies de la llanura será, sin dudas, una síntesis del trayecto recorrido, a lo largo de un siglo, por dos vertientes de la guitarra local, no necesariamente escindidas: una popular, otra académica. 

Víctor Delgado

.

VOLVÉ A MIRAR PEHUAJÓ DEBATE

.

.

.

.

.

.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,15 17,55
Euro 20,60 21,60
Real 445,00 580,00
Farmacia Del Aguila
Farmacia Fernadez